AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:
POSTALES
0

En esta colección ideada por el escritor Manuel Cardeñas Aguirre, el autor nos envía postales literarias desde diferentes lugares del mundo. Son unas líneas, unas cuantas palabras escritas desde otros territorios que recogen de manera rápida sensaciones, estados de ánimo, pensamientos e impresiones de viaje.

El lugar de origen de cada postal no está predeterminado, porque tampoco lo están las escalas del viaje. El autor propone y las circunstancias y el azar disponen; poco a poco el itinerario irá tomando forma. Habrá paradas escogidas, otras inicialmente pensadas quedarán fuera de ruta, algunas aparecerán por sorpresa, como magníficos regalos inesperados. Porque así es la esencia del viaje: como en la vida, siempre cambia el guión inicial. Ya lo dice una de las postales de Manuel Cardeñas Aguirre: «el Azar lleva consigo el futuro».

Postales desde....

▪︎ ESTACIÓN DE SANTS-BARCELONA
▪︎ PORTBOU-MEMORIAL WALTER BENJAMIN
▪︎ MARSELLA-CASTILLO DE IF
▪︎ MARSELLA-PARC LONGCHAMP
▪︎ MARSELLA-NOTRE DAME DE LA GARDE
▪︎ PASO FRONTERIZO DE VENTIMIGLIA

1. BARCELONA -ESTACIÓN DE SANTS

Postal desde la estación de Sants en Barcelona

Somos parte de un todo. El Destino nos une, el Tiempo nos separa.

He iniciado el viaje que te comenté, un viaje es una necesidad. No esperes llamadas telefónicas, tampoco correos, te iré mandando postales.

La fotografía no es muy buena. El edificio es de finales de los 70, ese tiempo en el que el cemento, el acero y el vidrio se unieron insolidariamente para entregarse a la estética de lo funcional, ni mucho menos refleja el alma de Barcelona. Una buena imagen para entender la gran diferencia entre Modernidad y Modernismo. Priman los espacios amplios, vestíbulos que facilitan tránsitos anónimos y se empeñan en negar el diálogo. El no-lugar.

Una gran explanada y largas colas de taxi que parecen indicar que la vida de este edificio está en sus túneles. Me pregunto en qué momento la partida y la llegada se convierten en impaciencia.

Podría haber empezado en otro sitio, pero estoy convencido de que el Azar lleva consigo el futuro, me he dejado llevar por lo imprevisto, una de las mejores mochilas para viajar. No sé cuál será mi próxima etapa.

Besos.


2. PORTBOU – MEMORIAL WALTER BENJAMIN

Postal desde el Memorial Walter Benjamin de Port Bou

Me adentro en la Historia, desecho paisajes y gentes.

El rostro vuelto hacia el pasado, empujado irremediablemente hacia el futuro. Walter Benjamin y el Ángelus Novus, de Paul Klee.

He vuelto a Portbou, y de nuevo lo mismo, oigo las voces que habitan su estación, la bóveda llena de ellas, de su tránsito, de su esperanza, de su desesperación. 1939. Tú lo sabes.

Viajamos para reconocernos en la misma medida que aprendemos a conocernos.

He bajado hasta el pueblo y me he acercado hasta la colina del cementerio. Como siempre, la vista sobre la bahía es única, se palpa el infinito. No conocía el Memorial dedicado a Walter Benjamin, me ha impresionado. Dani Karavan ha conseguido que una parte del puzzle de la Historia encaje gracias a una obra de arte. Un pasadizo hasta la nada, un descenso a la pérdida, escalones sin salida. El paisaje del exilio.

Me ha emocionado. Besos


3. MARSELLA – CASTILLO DE IF

Postal desde el Castillo de If de Marsella

Se llama Armand. Nos conocimos en Perpignan, en la Porte Notre Dame del Castillet Wilson, él iba mirando hacia un lado y yo hacia otro, la puerta es ancha, pero chocamos. Después de las necesarias disculpas, entablamos conversación, me preguntó dónde iba, le dije que no sabía, él se dirigía a Marsella, vive allí, me invitó a unirme. Por qué no.

Se ha ofrecido a enseñarme la ciudad, tantos viajes a Francia y nunca había parado en la antigua Massalia. Se ha sorprendido cuando le he dicho que el primer sitio que me gustaría conocer es el castillo de If.

No puedo evitar unir Literatura y Viajes.

Alejandro Dumas (padre) acertó al ubicar el presidio de Edmond Dantes, futuro conde de Montecristo, en este lugar, solo con verlo, la imaginación reclama historias y aventuras. No te engaño si te digo que me pareció ver al abate Faria, a quien no pude ver ni imaginar en su interior es al marqués de Sade.

Todavía no he visto la ciudad, confío en el criterio de Armand, a primera vista es bulliciosa, mediterránea, claro está, la gente parece amable aunque algo distante a la vez, te sonríen con los ojos, te alejan con las palabras, en algunos, sorprenden sus ademanes bruscos y tajantes, no sé, quizás todo sea subjetivo por mi parte.

No te preocupes por mí. Besos.


4. MARSELLA – PARC LONGCHAMP

Llegas a él sin darte cuenta. Me ha recordado nuestro Parque del Retiro. Más pequeño, pero con las mismas intenciones ensimismadas. Construcciones monumentales, un zoológico con jaulas deshabitadas y veleidades astronómicas. Quizás haya demasiados turistas, pero qué soy yo, uno más.

Me quedaré unos días más, Armand me ha dejado a mi aire, la Literatura no es lo suyo, sus gustos son más mundanos.

Sin querer, me he topado con el busto dedicado a Antonin Artaud, no lo he reconocido, me faltaban esos ojos tan suyos, tan visionarios:

 “Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu”.

El cuello largo que le ha regalado el escultor, no lo he entendido.

¿Recuerdas?: ¡El Teatro y su doble!: la necesidad de que el actor tenga que comunicarse con el espectador usando solo gestos del alma…

Un viaje siempre es purificador, al menos, esa es mi impresión.

“Te saluda mi pensamiento”.


5. MARSELLA – NOTRE DAME DE LA GARDE

Me alegro de haberme quedado unos días, me dice Armand que por qué no me acerco a Cassis y recorro alguna de sus calas, hay excursiones programadas. Pero, únicamente, me apetece pasear por la ciudad, sobre todo por la parte antigua, Le Panier, el puerto es todo.

Me paro en los mercados, el du Prade y el de Noailles, a punto estuve de comprar jabón de Marsella y pastis, cuando viajas se desarrolla un espíritu turístico-consumidor que, si no andas con cuidado, termina por engancharte. Lo dejé, cuanto más ligero, mejor.

He subido a Notre-Dame de la Garde, la visión me ha decepcionado un poco, aunque, debido al encanto de estas vistas de pájaro, he terminado por disfrutar de una ciudad que, desde esa perspectiva, puede parecer hasta tranquila: observar el encuentro del mar y la tierra es la mirada más estimulante que existe.

Por las noches, acabo muerto, en parte, es lo que quiero, vengo de un tiempo en el que he pensado demasiado, ahora, solo disfrutar del viaje.

Risas y besos.


6. PASO FRONTERIZO DE VENTIMIGLIA – ESTAMPA ANTIGUA

Una piedra mira directamente hacia el abismo de una frontera, la misma piedra que ha visto pasar legiones romanas, tercios españoles o milicias bonapartistas, aguanto y aguanto su mirada, un día, un año, un siglo y no se desmorona, no cae.

Voces de anónimas gargantas intentando cruzar, el sonido del aire, el eco del agua, hay algo en este lugar que, ligado al peso de la Historia, me sobrecoge. ¿Por qué las fronteras?

Qué curiosos son los carabinieri, en principio, se muestran atentos y dicharacheros como si su ser-italiano sobrepasara en mucho su ser-policía, pero he podido constatar de primera mano que si algo o alguien llama su atención, inmediatamente, surgen las ásperas maneras de cualquier policía prejuiciosa de cualquier lugar del mundo.

El incidente ―no te asustes, no ha tenido consecuencia alguna― me ha metido de lleno en otro tipo de Literatura, escrita negro sobre negro, impresa en las líneas del olvido, sin nombres ni rostros: los que no lograron cruzar, los que no fueron admitidos, los que fueron condenados por mor de una línea imaginaria.

Os echo de menos. Hay días que no entiendo qué estoy haciendo, aunque luego, en la cama, concluyo que, al menos, conozco un poco más de mí mismo.

Besos.


[Continuará…]


Otras colaboraciones del autor:

(4) Comentarios

  1. Gracias, Aetheria

    1. Gracias a ti, Manuel. ¡Deseando sorprendernos con tu próxima postal!

  2. Joaquín Pérez says:

    Excelente incorporación a un blog ya de por si estupendo. A la espera de más postales.

    1. ¡Muchas gracias, Joaquín! El blog de Aetheria Travels te echa de menos. ¡Aquí te espera con los brazos abiertos, quizás para algún escrito sobre los territorios del norte! Un abrazo fuerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *