La belleza de una joven fenicia llamada Europa cautivó a Zeus. Este, tomando la apariencia de un manso toro blanco, consiguió acercarse al objeto de su deseo en un día en que Europa acompañada de su séquito recogía flores junto a una playa. Europa subió a lomos del toro blanco, lo que Zeus aprovechó para adentrarse en el mar y nadar sin descanso hasta la isla de Creta. Allí, Zeus reveló a Europa su verdadera identidad. De la unión de Zeus y Europa nacieron tres hijos, Minos, Radamantis y Sarpedón, … y nuestro viejo continente ganó un nombre.

error: Content is protected !!