AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:
Fotografía y viaje: Steve McCurry, el poder de una mirada
0
Fotografía de SteveMcCurry, Cachemira

«Icons», retrospectiva fotográfica

Quizás el nombre de Steve McCurry no sea excesivamente conocido para el gran público. Sin embargo, seguro que casi todos recordamos la impactante fotografía de Sharbat Gula, una niña afgana de asombrosos ojos verdes, que dio la vuelta al mundo en los medios de comunicación.

Esta instantánea del fotoperiodista estadounidense Steve McCurry se muestra, junto con otro centenar de fotografías igualmente intensas, en la exposición «Icons» presentada en la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid que recorre la obra de este fotógrafo a lo largo de más de cuatro décadas.

Peshawar, Pakistan, 1984 / by Steven McCurry

El viaje iniciático

Steve McCurry (Filadelfia, 1950) empezó su periplo por el mundo a los 19 años. Emprendió un viaje a la India, país al que volvería en incontables ocasiones. Esta primera salida le marcó profundamente. Comprendió desde entonces que, fuese cuál fuese la profesión a la que se dedicase en el futuro, habría de incorporar irremediablemente el viaje a su vida.


«El simple hecho de viajar y explorar en profundidad diversas culturas me produce una alegría y energía ilimitadas». Steve McCurry.


India, 2016

Como cualquier buen viajero, el fotoperiodista afirma disfrutar tanto del proceso de viaje en sí mismo como del destino a alcanzar. Es más, a veces el desplazamiento es incluso más interesante, ya que en el camino todo puede ocurrir y hay un amplio margen para el descubrimiento y la sorpresa.

Mumbai, India, 1993 / by Steve McCurry

Como McCurry explica, es sólo cuestión de abrirse, de mezclarse, de dejarse impregnar por el entorno y, sobre todo, de observar y estar atento a la oportunidad. No son pocas las veces en las que las fotografías más memorables son las que se toman en ruta, de manera inesperada, como resultado de un flechazo instantáneo.


«Me gusta fotografiar simplemente confiando en mi capacidad de observación, puede suceder en cualquier lugar. Si confías en observar, ¡generalmente sucederá algo interesante!». Steve McCurry.


Kabul, Afganistán, 1992 / by Steve McCurry

Intensidad y color

Firmes, dignas, sufridas o atemorizadas, las miradas de los modelos de McCurry atraen de manera irresistible la atención del espectador. Parecen traspasar el espacio entre este y el personaje fotografiado, estableciendo una conexión fuerte, casi íntima. Hay algo deliberadamente magnético en esos rostros fotografiados por McCurry, en los que los ojos son los imanes más poderosos.

De izda a dcha y de arriba a abajo: 1. Gulmarg, Cachemira, 1999. 2. Nuristan, Afganistan, 1990. 3. Mali, 1986.

Es indudable que McCurry utiliza técnicas de edición de sus fotografías, pero lo hace de una manera muy acertada, confiriendo aún más intensidad a los rostros y escenas congelados por su cámara. Es un maestro del color: realza sin miedo su paleta de colores, rojos, azules, verdes, ocres, consiguiendo acertados contrastes y tonalidades espectaculares sin caer nunca en la estridencia.

Rajasthan, India, 1983 / by Steve McCurry

Testigo del mundo

McCurry dice que hay que bajar a la calle, moverse, mirar y hacer fotos continuamente. Sus imágenes documentan culturas, usos y costumbres centenarias, que a veces van desapareciendo ante nuestros ojos. Nos trasladan a lugares asombrosos, paisajes estremecedores o ciudades caóticas. Dan testimonio de acontecimientos históricos y conflictos, a veces terribles, siempre transmitiendo emociones complejas y sin olvidar el componente humano.

Wadi Hadhramaut, Yemen, 1999

El ojo experimentado de McCurry se fija en la escena que quiere captar mientras el dedo, rápido, la congela en el tiempo. El fotógrafo ha recorrido el mundo, de Perú a Mali, de Yemen a Japón, de Líbano a Camboya. Aún así, su pasión por Asia, y en particular por la India, queda patente en un gran número de sus fotografías.

La Habana, Cuba, 2010 / by Steve McCurry

La infancia

No son pocas las imágenes de McCurry protagonizadas por niños, a menudo prisioneros de la pobreza y de los conflictos bélicos. Incluso entre el caos de la existencia, los niños siguen siendo niños. Muestran curiosidad y capacidad de asombro, saltan o juegan entre ellos en cuanto tienen ocasión, incluso en los escenarios más apocalípticos. Son ellos quienes siguen aportando alegría al mundo.

1. Bamiyan, Afganistán, 2007. 2. Jodhpur, India, 2007 / by Steve McCurry

Curiosidad y pasión

A sus más de 70 años, Steve McCurry sigue hablando con pasión de la fotografía y el viaje. Insaciable, afirma que no es posible jubilarse, que disparará con la cámara hasta el último aliento porque es lo que da sentido a su vida y lo que le llena de energía.

Y es que la curiosidad, como la que mueve a McCurry, es un impulso principal. Y lo es siempre, tanto en la juventud como cundo vamos cumpliendo años. Lo dice el fotógrafo y lo suscribo sin reservas: «Si observas, incluso en el lugar más conocido y popular del mundo, algo inusual y único sucederá».

Bylakuppe, India, 2001 / by Steve McCurry

"Icons"
 Exposición retrospectiva de la fotografía de Steve McCurry
 Del 17/11/2021 al 13/02/2022

 Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM)
📍C. de Hortaleza, 63, 28004 Madrid
📞 +34915951500
🌐 stevemccurry.es

Nota: fotografías realizadas en la exposición Icons


¿Lo compartes?


Seguir leyendo:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *