AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:

Imagen y Palabra: Islandia, donde el agua fluye

0
IMAGEN Y PALABRA, ISLANDIA

Imagen y Palabra: Islandia, donde el agua fluye

Islandia, cascada, agua, verde, naturaleza, Atwood

«El agua no ofrece resistencia. El agua fluye. Cuando sumerges la mano en el agua, lo único que notas es una caricia»

«Water does not resist. Water flows. When you plunge your hand into it, all you feel is a caress».  

Margaret Atwood. Penélope y las Doce Criadas l The Penelopiad


La imagen:

Estamos en Islandia, en la costa sur de la isla de fuego y hielo. Corre el mes de mayo. Los días apenas se apagan, sólo se sumergen en una penumbra oscura en lo más profundo de la noche. El vaho cálido de la primavera va deshaciendo los campos de nieve del largo invierno islandés. Esta nieve, antes inmóvil y compacta, muta ahora en agua fluida, ligera, resbaladiza, que se desliza imparable y ágil por las pendientes de hierba verde. La lentitud del invierno cede paso al estallido de movimiento desbocado de la nueva estación. La cámara congela aquí las ramificaciones líquidas, que se bifurcan en hilillos de agua, como si de un sistema sanguíneo acuoso se tratara. Nada se para ya, el agua fluye y nutre sin vuelta atrás un nuevo ciclo de vida.

La palabra:

Margaret Eleonor Atwood nació en Ottawa, Canadá, en 1939. Novelista, poeta, profesora y crítica literaria, Atwood es además una defensora activa de las mujeres, de los derechos humanos y de la naturaleza.  La novela “Penélope y las Doce Criadas”, publicada en 2005, ofrece una original reinterpretación de la Odisea homérica narrada desde el punto de vista de Penélope, la esposa de Odiseo o Ulises. La trama principal se entrecruza con las historias de las doce criadas que acompañan a la protagonista femenina. La madre de Penélope es una náyade, una ninfa de agua dulce. Con motivo de los esponsales de su hija, ofrece a esta un sabio consejo: que sea como el agua que fluye libre y que no se detiene, porque, ágil y líquida, sortea los obstáculos que encuentra en su camino y sigue fluyendo. “El agua es paciente. Las gotas de agua pueden erosionar la piedra. No lo olvides, hija mía. Recuerda que eres mitad agua. Si no puedes atravesar un obstáculo, rodéalo. Es lo que hace el agua”.


Esta imagen fue tomada en las inmediaciones de Seljalandsfoss
Þórsmerkurvegur, Islandia

«Imagen y Palabra» se publica también en la página amiga Yukali Página Literaria.

¡No dejes de visitarla!


Imagen y Palabra combina una fotografía de viaje con un fragmento literario- Puedes ver más entradas de esta categoría pinchando en este enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!