AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:

Del Pacífico a la selva de Penang: 5 funiculares con vistas

0
Funicular, selva, Penang Hill, Malasia
MUNDO

Del Pacífico a la selva de Penang: 5 funiculares con vistas

Ingenios decimonónicos

A veces los lugares que estamos explorando durante un viaje nos retan con grandes desniveles difíciles de salvar. Para solventar esta cuestión, el ingenio humano desarrolló en el siglo XIX un tipo de vehículo que permite subir o bajar pendientes pronunciadas, que difícilmente podríamos salvar a pie en un tiempo razonable: es el funicular. El primero de ellos se inauguró en Francia, y más concretamente en Lyon, en 1862.

Además de su aspecto indudablemente práctico, estos trenes sobre raíles a menudo nos regalan vistas esplendorosas o nos encandilan por su aspecto retro de épocas ya pasadas. En esta entrada, nos subimos a cinco funiculares distintos y viajamos por varios continentes descubriendo panorámicas fabulosas. Al final del artículo encontrarás un mapa con su localización.

1. Por los cerros de Valparaíso

Valparaíso se asoma al océano Pacífico desde los más de cuarenta cerros que la conforman. Esta ciudad de Chile, llena de encanto, presenta ciertamente una orografía sinuosa. Para salvar las numerosas cuestas y escaleras abundan los funiculares o ascensores, que llevan nombres tan variados y sugerentes como El Peral, Mariposas, Espíritu Santo, Concepción o Reina Victoria, por citar sólo algunos. No hay más que tomar alguno de ellos para descubrir un entramado de calles cableadas repletas de pequeños cafés, murales de arte urbano y miradores con vistas al Pacífico y a renombradas poblaciones costeras como Viña del Mar o Reñaca.

Una sugerencia: subir por un ascensor, como El Peral abierto en 1901, recorrer algunos cerros y descender a la parte baja de la ciudad por otro ascensor como el Concepción que data de 1883.


Ascensores de Valparaíso

  • La página web https://ascensoresvalparaiso.org/ contiene un mapa con la ubicación de los diferentes ascensores y funiculares y proporciona información práctica.

2. Desde lo alto del Monte Mtatsminda

El centro histórico de Tiflis, la capital del estado caucásico de Georgia, se asienta en gran medida entre el río Mtkavari y el Monte Mtatsminda. El funicular que lleva a lo alto del monte fue inaugurado en 1905 y recorre 500 metros hasta la cima. Allí arriba se levanta la torre de telecomunicaciones visible casi cualquier punto de la ciudad, tanto de día como de noche. La estación superior del funicular alberga un café y un popular restaurante. Pero, sobre todo, ofrece desde sus 700 m de altitud unas fantásticas vistas de los barrios de Tiflis, de sus tejados y construcciones y de las cúpulas de las iglesias ortodoxas sobre el fondo de las montañas caucásicas.

Una sugerencia: pasearse por el parque de atracciones vintage que desde 1903 hace las delicias de los pequeños y no tan pequeños en lo alto del Monte Mtatsminda .


Lower Station of Mtatsminda Cable Car

  • 22 Daniel Chonqadze St, Tbilisi, Georgia
  • Abierto a diario de 9:00 a 24:00
  • Ver ubicación

3. Monte Fløyen: con vistas al fiordo

Este funicular, llamado Fløibanen en noruego, transporta pasajeros desde 1918. Parte del centro de Bergen y se encuentra a apenas 200 metros del barrio histórico de Brygge, denominado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Desde la estación superior, a 320 m de altitud, se accede rápidamente a diversas pistas que llevan por los bosques y lagos del Monte Fløyen. El mirador de la estación superior cuenta con un restaurante y un café. Desde allí arriba se divisan como en una miniatura las casas, las plazas y las iglesias de Bergen.

Una sugerencia: dar un paseo por alguna de las pistas del Fløyen y volver al mirador al atardecer para ver cómo el sol se pone adentrándose en las aguas del Mar del Norte.


Fløyen


4. Por la selva de Penang Hill

Penang Hill es el punto más alto de la isla malaya de Penang. En un país donde la naturaleza tropical se cuela por cualquier rincón, el funicular se abre paso hasta la cima entre la exuberante vegetación. Salva un gran desnivel a lo largo de sus casi 2 km de recorrido y tiene 8 paradas. En la última, ya en lo más alto, nos esperan unas vistas espectaculares de la ciudad de Georgetown. A lo lejos se percibe el perfil de Malasia continental y la estrecha franja de mar que la separa de la isla de Penang. Ya sólo queda pasar unas divertidas horas paseando por las copas de los árboles o disfrutando de otras de las muchas atracciones que ofrece Penang Hill.

Una sugerencia: subir por la mañana o pronto por la tarde y quedarse hasta la caída del sol para poder disfrutar de la panorámica tanto de día como de noche, cuando Georgetown se convierte en un mosaico de lucecitas.


Penang Hill Lower Station


5. Sobre el azul Mediterráneo

Y de Penang saltamos a otra isla, ésta ya en el Mar Mediterráneo. Tras 50 minutos de travesía, el ferry que llega de Nápoles atraca en la Marina Grande de la isla de Capri. A escasos metros del mar y casi camuflado entre las terrazas de los cafés, se abre el arco de acceso a la estación inferior del funicular. Funciona desde 1907 y en apenas 5 minutos recorre 670 metros para salvar los 139 metros de altitud que separan la marina de la Piazza Umberto I. Justo a la salida de la estación superior, un amplio mirador delimitado por blancas columnas de estilo clásico se recorta sobre el azul del cielo y del Golfo de Nápoles.

Una sugerencia: perderse por las callejuelas de Capri, entre tiendas de lujo y comercios tradicionales, acercarse hasta la Cartuja («certosa») de San Giacomo y volver a la piazzetta para tomar un café o un limoncello antes de coger el funicular de bajada.


Funicular de Capri (Stazione a Valle)

  • Via Marina Grande, 286, 80076 Capri NA, Italia
  • Abierto a diario de 5:30 a 22:30
  • Ver ubicación

Aquí dejamos por hoy nuestro viaje en funicular, que nos ha llevado desde el Pacífico al Mediterráneo, desde los fiordos noruegos a los montes del Cáucaso y la selva de Penang. Hay muchos más, desde el de Budapest, el segundo que se puso en funcionamiento, hasta el de Gelmerbahn, el más inclinado del mundo. ¿Y tú, querido viajero? ¿Qué funiculares conoces? ¿A qué lugares te llevaron?

Mapa de localización:

(pincha sobre los círculos para más información)


Créditos: fotografía del funicular de Penang Hill por @naifmisa

(5) Comentarios

  1. MIGUEL PEIRÓ VALLEJO says:

    Estupendo artículo!!! Como, siempre que me adentro en tu web, me invaden una ganas terribles de viajar!! Sin movernos de casa, te esperamos para acompañarte a descubrir el funicular de Artxanda, en Bilbao!

    1. aetheria says:

      ¡Muchísimas gracias! Lo mejor que me puedes decir es que el artículo te anime a viajar. Sí, he visto que tengo muchos funiculares por descubrir cerca. ¡Y te tomo la palabra para visitar el funicular de Artxanda!¡Gracias de nuevo!

  2. Reyes says:

    Qué plan tan interesante! Los funiculares conservan la magia de las grandes invenciones mecánicas, unos mecanismos sencillos que aún perduran en un mundo dominado por los avances tecnológicos. Con tu entrada hemos podido adentrarnos en su universo, a través de sus vistas y de sus ubicaciones.
    Enhorabuena por esta magnífica entrada. No podemos viajar ahora, pero con tu post nos has hecho viajar y soñar por un rato. Gracias!

    1. aetheria says:

      Muchas gracias por tu comentario: si te ha inspirado para viajar, la misión está cumplida. Tienes toda la razón, son trenes con un encanto muy decimonónico y algo decadente. Es cierto que no podemos viajar ahora, pero como dices, podemos ir pensando en próximos destinos para cuando vuelva a ser posible. Seguiremos escribiendo posts de inspiración viajera. ¡Gracias de nuevo!

  3. Nicolas Calvo says:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!