AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:
Franco Battiato: la vuelta al mundo en una canción
0
Fotografía de Franco Battiato
AETHERIA, MUNDO

Franco Battiato: la vuelta al mundo en una canción

Battiato, el humanista

Hace unas pocas semanas supimos que el artista siciliano Franco Battiato había dejado nuestro mundo, ese que tantas veces había recorrido en sus canciones. ¡Han sido incontables las veces que en diferentes épocas de mi vida he escuchado sus temas! Siempre me gustó esa mezcla de misterio, mitos, antropología y cultura extensa de sus letras. Son tantas las corrientes filosóficas o las costumbres de otros lugares y tiempos que evocaba, que me sentía durante unos minutos transportada a otros mundos que parecían prometer asombrosos descubrimientos. Y todo ello envuelto en la melodía de una música vital y experimental, con un alto nivel de energía, capaz de sacar a la luz los sentimientos más finos.

Cartel anunciador de una gira de Franco Battiato vista hace años en Nápoles

El mundo en danza

Para los amantes del viaje, casi cualquier creación de Battiato tiene el atractivo de ser un recorrido por países y regiones de lo más variados. Es una vuelta al mundo musical, que evoca continuamente otras tierras, cercanas o lejanas. Es un acercamiento a ritos y expresiones culturales del mundo entero.

Escucho hoy «Io Voglio Vederte Danzare» ó «Yo Quiero Verte Danzar«, en la versión que tradujo al español en 1987:

🎬 Ver vídeo

En 3:36 minutos, Battiato nos lleva a través de varios continentes y paisajes con la excusa del baile. Evoca los hipnóticos bailes circulares de los derviches sufíes que pude ver en Estambul, las danzas de la India o Bali y el clasicismo ordenado de los valses de Viena. Nos traslada del desierto a las montañas alpinas. De sur a norte, nos pasea con sus palabras musicalizadas desde la balcánica Albania hasta la húmeda Irlanda. Siempre he sentido que a través de este recorrido geográfico, Battiato reflexionaba e investigaba sobre las diferencias de usos y costumbres, pero también daba un fuerte sentido de unidad a los hombres y mujeres de todo el mundo.

Geografía musical

Las canciones de Battiato pusieron también ciudades y lugares en mi mapa mental. Tozeur, Tozeur… Era ese un nombre atractivo para un lugar que se me antojaba lejano y misterioso. «En los pueblos fronterizos miran el paso de los trenes, las rutas desiertas de Tozeur». Battiato nos decía que en Tozeur había otro ritmo, otra cadencia vital, esa que a veces echo de menos: «Y por un instante retorna mi anhelo de vivir a distinta velocidad. Circulan aún más despacio los trenes de Tozeur «. Muchos años después de oír por primera vez esta canción tuve la ocasión de visitar Tozeur al suroeste de Túnez, casi en la frontera con Argelia. De pronto, todo un mito del universo Battiato se materializó sin perder un ápice de su encanto. Tozeur se hizo una realidad viajera largamente anhelada.

Hacia mundos lejanísimos

Battiato ha emprendido ya su propio viaje hacia alguno de esos «mundos lejanísimos» que él mismo evocaba, quizás buscando «por instinto las pistas de cometas, como vanguardias de un nuevo sistema solar». Pero antes de partir nos ha dejado sus canciones que nos siguen invitando a explorar, a descubrir, y sobre todo, a no dejar de sentir.

«No time, no space / another race of vibrations / the sea of the simulation / keep your feelings in memories».

Grazie, Franco!


¿Lo compartes?


NEWSLETTER:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *