AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:

Descubriendo el Museo Nacional de Qatar

1
ARTE Y MUSEOS, Qatar

Descubriendo el Museo Nacional de Qatar

QATAR

Una rosa del desierto

Una rosa del desierto crecida en el árido suelo de Doha por obra y magia del arquitecto francés Jean Nouvel. Así, de color arena y con la estructura geométrica de los cristales de yeso que en el desierto se forman, es el nuevo edificio que alberga al Museo Nacional de Qatar.

Oficialmente inaugurado en marzo de 2019. Se trata de un espacio vanguardista, amplio, generoso, que abraza y rodea con su precisa estructura al antiguo palacio del Jeque Abdullah bin Jassim Al-Thani. Aquí, en el extremo sur de la Corniche de Doha, la línea recta y la intersección conviven en perfecta armonía con el semicírculo o la esfera.

Museo Naional de Qatar

Interiores depurados

En el interior, abundan también los espacios depurados y con luz tenue, de nuevo dominados por el tono arena y ocasionalmente adornados con piezas esculturales de vanguardia, que transmiten una sensación de serenidad al abrigo del calor envolvente y del sol cegador.

Es el arquitecto japonés Koichi Takada, adalid de la arquitectura orgánica que busca la conexión del hombre con la naturaleza a través del diseño, el responsable de los espacios interiores.  Once amplias galerías albergan las piezas de la colección permanente, relacionadas con la esencia y el modo de vida de Qatar, que se constituyó en país independiente del protectorado británico en 1971.

La herencia de Qatar

Todos los contenidos están exquisitamente presentados en los amplios y livianos espacios de exposición. En las galerías dedicadas a la formación del espacio natural de Qatar o a la vida en el desierto, el ojo del visitante queda hipnotizado por grandes proyecciones sobre la pared en las que el agua, bien escaso, hace brotar y florecer la vegetación del yermo suelo, o la arena se desliza y juega en mil formas sinuosas bajo la batuta de un súbito aguacero.

En la galería dedicada a la arqueología de Qatar, cada pieza expuesta queda realzada mediante una sutil iluminación dirigida. Los coloridos trenzados geométricos de los tapices que adornan las jaimas ilustran, entre otros objetos,  la vida en el desierto. Pulseras, zarcillos, brazaletes, cinturones: el destello del oro refulge en las galerías dedicadas a la joyería qatarí.

La Perla

Pero si el oro es el rey, en Qatar la perla es la reina: en una época no muy lejana el desierto servía de refugio en invierno y el verano se dedicaba a la inmersión y el buceo en apnea en busca de esa valiosa perla perfectamente nacarada y redondeada.

En un cuidado blanco y negro, así lo aseguran en las pantallas audiovisuales de la galería de las perlas los testimonios de antiguos comerciantes, buceadores o miembros de poderosas familias cuya actividad giraba en torno a la codiciada esfera de nácar. No en vano es también La Perla (The Pearl) el nombre con el que la ciudad de Doha ha denominado al lujoso archipiélago artificial con el que recientemente ha ganado terreno al mar.

En definitiva, el Museo Nacional es un nuevo espacio que combina de la mejor manera descubrimiento, aprendizaje y disfrute estético, y que permite al visitante conocer un poco mejor Qatar, este pequeño estado situado al este de la península arábiga y asomado a las aguas del Golfo Pérsico.


Saber más:

  • Las tiendas del interior del Museo presentan un diseño minimalista, cuidado y cálido, también obra de Koichi Takada. Llaman la atención las paredes ondulantemente tapizadas por sinuosas lascas de madera e inspiradas en las de Dhal Al Misfir, la Cueva de la Luz, una asombrosa caverna formada por cristales de yeso fibroso localizada en el centro del país. Los objetos a la venta tienen el denominador común de la esencia qatarí y una estética cuidada.
  • La elegancia depurada, minimalista y monocromática, se encuentra en la ropa y complementos de WADHA, situada junto al acceso exterior del edificio. La concepción artística de las piezas corre a cargo de la diseñadora qatarí Wadha Al Hajri quien, en un acertado ejercicio de fusión de tradición y rabiosa modernidad, moldea tejidos de alta calidad, a veces decorados con minimalistas motivos islámicos.
  • El aplastante calor de Doha hace a veces difícil el desplazamiento a pie, incluso en distancias cortas. Por ello, a la entrada del recinto del Museo esperan al visitante carritos de golf, también de color arena, que le llevarán hasta la taquilla principal o a visitar los jardines exteriores, que contienen una selección de plantas nativas de Qatar a la vez que modernas esculturas.

The National Museum of Qatar
📍Museum Park St, Doha, Qatar
✉️ infonmoq@qm.org.qa
🌐 nmoq.org.qa


La Anunciación de Fra Angelico

Pincha para seguir leyendo sobre Arte y Museos


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!