AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:

Tokio: Sengaku-ji y la leyenda de los 47 ronin

0
Japón

Tokio: Sengaku-ji y la leyenda de los 47 ronin

Un pequeño templo en Minato

Hay en la ciudad de Tokio un pequeño templo que recuerda uno de los episodios más legendarios de la historia de los samuráis, prestigiosos guerreros que formaban un cuerpo de élite militar del antiguo Japón. Se trata del templo budista de Sengaku-ji, situado en el barrio especial de Minato, cerca de la estación de Shinagawa, y casi camuflado entre los edificios urbanos. Fue construido en 1616, durante el periodo Edo, aunque fue destruido por un incendio treinta años después y reconstruido en el emplazamiento actual. No es un templo de gran tamaño ni uno de los más visitados por los viajeros extranjeros que llegan a Tokio  y sin embargo bien vale la pena conocerlo y revivir allí la leyenda de los 47 ronin.  

La leyenda de los 47 Ronin

Todo comenzó a principios del siglo XVIII en el Castillo de Edo, la antigua Tokio. El señor feudal Asano Naganori estaba siendo instruido en asuntos de protocolo por un alto funcionario del gobierno llamado Kira Yohishisa. Este era al parecer un hombre difícil, que pretendía recibir dinero indebido por sus enseñanzas. Tras sentirse repetidamente insultado, Asano cometió la injuria de desenvainar su espada y agredir con ella al alto funcionario. Kira resultó herido y Asano fue condenado a una muerte que él mismo ejecutó mediante seppuku, el ritual de suicidio honorable del código samurái. Los hombres que Asano comandaba hasta entonces se convirtieron desde ese momento en ronin, es decir, en samuráis sin daymio o señor.

Una venganza planeada

Los ronin, heridos en su honor, idearon un plan secreto para vengar a su señor Asano. No fue fácil, ya que Kira sospechaba de ellos y les hizo vigilar. Tuvieron que separarse e integrarse incluso en reductos muy bajos de la sociedad para poder así pasar desapercibidos e incluso ser tenidos por cobardes. Pero un año y medio más tarde pudieron llevar a cabo su ansiado plan: en el día y hora acordados y bajo el mando de Oishi Kuranosuke, tomaran por asalto la casa de Kira y le dieron muerte.

No fueron todos los que habían servido a Asano, sino cuarenta y siete hombres fieles, que llevaron la cabeza de Kira clavada en una pica al templo de Sengaku-ji, donde estaba enterrado su antiguo señor. Los 47 ronin rezaron ante la tumba de Asano, le ofrecieron la cabeza de Kira que habían lavado en un pozo del templo y se entregaron después a las autoridades.

La gesta de los ronin fue reconocida con simpatía por la población e incluso se realizó una pieza de teatro kabuki sobre su hazaña. Aún así, el 4 de febrero de 1703 fueron condenados a muerte, si bien se les concedió la posibilidad de morir con gran honor a través del seppuku en lugar de como meros criminales. Uno a uno, los hombres se fueron dando muerte; el primero en ejecutar el seppuku fue Chisaka, el propio hijo de Oishi Kuranosuke, que apenas cumplía dieciséis años.

Sengaku-ji, símbolo de lealtad

En el templo de Sengaku-ji pueden verse hoy en día el pozo donde fue lavada la cabeza de Kira y un pequeño cementerio donde se alinean las tumbas de Asano y sus fieles seguidores. Sengaku-ji es también un lugar de peregrinaje y un símbolo de lealtad. No es en absoluto infrecuente encontrarse con ciudadanos japoneses de todas las edades que se acercan a llevar ofrendas y encender tiras de incienso en honor de los 47 hombres que fueron capaz de semejante devoción sin fisuras hacia su señor. Cada 14 de diciembre se conmemora la gesta de los 47 ronin y el templo acoge un festival al que acuden numerosos visitantes que, entre el humo del incienso, se congregan respetuosos ante las tumbas de los antiguos samuráis.


Saber más:

  • El templo Sengaku-ji pertenece a la escuela budista Soto Zen, corriente introducida en Japón por el maestro Dogen. El templo es desde su fundación un lugar de estudio y acoge a monjes de todo Japón que quieren profundizar en el conocimiento y la práctica de la doctrina Soto Zen.
  • La leyenda de los 47 ronin ha sido fuente de inspiración cinematográfica. Se basan en ella varias películas japonesas como Los 47 Ronin ó La Venganza de los 47 Samuráis, dirigida por Kenji Mizoguchi en 1941 (ver tráiler), 47 Ronin (Hiroshi Inagaki, 1962) y 47 Ronin (Kon Ichikawa, 1994). Más recientes son los filmes La Leyenda del Samurái: 47 Ronin (Carl Rinch, 2013, Estados Unidos) y Los Últimos Caballeros, (Kazuaki Kiriya, 2015, Corea del Sur).

Información práctica:

  • En este enlace de la página web oficial de Sengaku-ji puede encontrarse un plano del recinto religioso.
  • La mejor manera de llegar al templo es en metro. La estación Sengakuji se encuentra a menos de 5 minutos a pie y forma parte de Asakusa Line (roja) y Keikyu Main Line (azul).

Sengaku-ji Temple
2 Chome-11-1 Takanawa, Minato City, Tokyo 108-0074, Japón
www.sengakuji.or.jp
(consultar horarios de apertura en la página web)


FORMULARIO DE SUSCRIPCIÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error: Content is protected !!