AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:

Japón: guía para visitar Nikko, la ciudad de las montañas sagradas

0
Japón

Japón: guía para visitar Nikko, la ciudad de las montañas sagradas

Nikko, Patrimonio de la Humanidad

Nikko es uno de los lugares que hay que visitar siempre que sea posible durante un viaje a Japón. Esta pequeña ciudad cuyo nombre significa Luz del Sol se encuentra a unos 150 km al noroeste de Tokio, en la prefectura de Tochigi.

Asentada entre montañas, Nikko alberga tesoros en forma de templos budistas y santuarios sintoístas. Esos templos del periodo Edo han valido a Nikko la calificación de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, los parajes naturales de Nikko, verdes, brumosos y arbolados, confieren un halo mágico a la ciudad y su entorno.

Desde Tokio es posible visitar Nikko en una excursión de un día ya que el tren tarda alrededor de una hora y media. Sin embargo, es más que recomendable pasar al menos una noche para impregnarse bien de la herencia histórica y la belleza natural de esta ciudad patrimonial.

Quizás por el ambiente misterioso entre montañas y verdor, por la imponente ornamentación de los templos o por la lluvia que envolvía con su manto húmedo los santuarios, la visita a Nikko fue una de las etapas más cautivadoras de mi viaje a Japón.

Hagamos un recorrido por los principales lugares de visita de Nikko, partiendo desde la estación de tren de la línea JR. El mapa situado más abajo en esta entrada recoge la ubicación de los principales puntos de interés de la pequeña ciudad sagrada.

Estación de Nikko JR

Esta estación, última parada de la línea de tren JR Nikko y uno de los principales puntos de entrada para visitar la ciudad, bien merece una mirada atenta. Se trata ni más ni menos un diseño del famoso arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright (1867-1959), autor de edificios tan emblemáticos como el Museo Guggenheim de Nueva York.

La estación, construida en 1890, es la más antigua edificada en madera que funciona en la actualidad en Japón. Se trata de un edificio de tamaño relativamente pequeño con fachada de líneas rectas, perfectamente simétrica y coloreada en un suave tono rosado. Un techo voladizo soportado por cuatro pilares protege a los viajeros de la lluvia tan frecuente en Nikko.

Cuidado, esta estación operada por la compañía JR East no debe ser confundida con la estación de tren Nikko Tobu, que se encuentra a apenas 300 m de distancia y que no está incluida en el Japan Rail Pass.

Estación JR Nikko
📍Aioicho, Nikkō, Prefectura de Tochigi 321-1413, Japón
📞+81288540001
🚆 Línea de trenes Nikko JR (JR East)
🚌 Punto de salida de la línea de autobús circular World Heritage Meguri (parada 1B)

Nikko-Kaido o la larga calle 119

A unas dos manzanas de la estación se encuentra la calle principal de Nikko, que no es otra que la carretera 119 a su paso por el centro de la ciudad. Esta ruta parte de la capital de la prefectura de Togichi, Utsuonomiya, a unos 40 km de de distancia.

Con un trazado en línea recta, la larga calle va ascendiendo por la parte nueva de la ciudad a lo largo de poco más de kilómetro y medio. Finaliza junto el río Dayia, que separa la zona nueva de Nikko de la zona antigua de la ciudad, donde se encuentran concentrados los templos y santuarios históricos.

En esta larga calle se encuentran numerosos servicios, tiendas, pastelerías, restaurantes de todo tipo y pequeños cafés donde reponer fuerzas, comer o cenar si se va a pasar la noche en Nikko. Si el trayecto resulta largo a pie – son unos 20 minutos a pie desde la estación de tren JR Nikko hasta el río Dayia – se puede tomar un autobús en el exterior de la estación de tren.

Hotel Nikko Kanaya

Casi hacia el final de la larga calle 119 y ya muy cerca del río, un pequeño desvíoa la izquierda y cuesta arriba conduce en menos de 5 minutos a pie hasta el Hotel Kanaya. Este establecimiento forma parte de ese club selecto de hoteles históricos que han acogido a personalidades de primera línea de la política, la cultura y las artes, y que han sido testigos de épocas de esplendor.

En 1871, el Sr. Zenichiro Kanaya alojó en su residencia a un huésped extranjero, el Dr. James Curtis Hepburn. Al finalizar su estancia, el Dr. Hepburn recomendó al Sr. Kanaya que acogiera formalmente en su casa a huéspedes extranjeros. Siguiendo el consejo, el Sr. Kanaya abrió en 1873 el “Kanaya Cottage Inn”, que daría paso algunos años después al Hotel Kanaya.

Durante sus viajes a Japón se alojaron en el hotel huéspedes ilustres como el arquitecto Frank Lloyd Wright, responsable de la construcción de la estación de Nikko, el médico y bacteriólogo Roberto Koch, que descubrió las bacterias que producían tuberculosis, el físico Albert Einstein, o el aviador Charles Lindbergh, por citar solo algunos. Se pueden ver sus fotos colgadas en las paredes de los salones del hotel.

Si no es posible alojarse en el Kanaya durante la visita a Nikko, siempre cabe la posibilidad de hacer una pausa en alguno de los salones aterciopelados y algo decadentes del hotel y retrotraerse a otra época mientras se disfruta de algún cocktail clásico.

Hotel Nikko Kanaya
📍1300, 上鉢石町 Nikko, Tochigi 321-1401, Japón
📞+81288540001
🌐 kanayahotel.co.jp

Puente Shinkyo

Muy cerca del Hotel Kanaya, la larga calle Nikko-Kaido cruza el río Daiya. A unos 50 metros de ese lugar, se levanta sobre el río el puente Shinkyo, inconfundible por su color rojo y su trazado en arco. Este puente de madera es uno de los emblemas de Nikko y un objetivo habitual de los fotógrafos que visitan esta zona de Japón.

El intenso color del puente Shinkyo crea un bonito contraste con el fondo verde de las montañas boscosas. De hecho, es considerado por los japoneses como uno de los puentes más bellos del país. Se trata de un puente sagrado sobre el que puedes leer más detalles en esta entrada del blog.

Puente Shinkyo
📍Japón, 〒321-1401 Tochigi, Nikko, 上鉢石町
🌐 shinkyo.net
🕑 Todos los días. 8:30 -16:30

Templo Nikkozan Rinno-ji

Al cruzar el río Daiya nos encontramos en perpendicular con la ruta 122 y entramos en la zona sagrada de Nikko. Tomando la ruta hacia la izquierda, se pasa delante de un pequeño santuario sintoísta y enseguida a la derecha aparece Kyu-Nikko-Kaido St. Es una senda peatonal flanqueada por un muro de piedra musgosa. Este camino forma ya parte del Parque Nacional de Nikko y va ascendiendo entre altos árboles hasta conducir a la zona principal de templos y santuarios.

La senda desemboca en una calle más ancha y despejada donde, sobre una gran roca que hace de pedestal, se encuentra la estatua de Shodo Shonin . Este monje budista, que vivió a caballo entre los siglos VIII y IX, es en gran parte responsable de que visitemos Nikko en la actualidad.  Fundó los primeros monasterios de Nikko, Rinno-ji y Futarasan, en torno a los cuales creció y se fue desarrollando la ciudad.

Desde la estatua de Shodo Shonin, una pequeña calle a la izquierda conduce rápidamenente a los dominios del Nikkozan Rinno-ji. Este fue precisamente el primer templo budista que fundó el Shodo Shonin en 766. En el edificio principal se encuentra la Sambutsu-do, una sala que alberga tres grandes estatuas doradas de Buda de 8 metros de altura.

Frente al edificio principal se encuentran el pabellón donde se guarda el tesoro del templo y el jardín tradicional Shoyo-en. En realidad, Rinno-ji es un gran complejo que cuenta con otros recintos más alejados de este emplazamiento original, como es el caso de Taiyuin, un conjunto espectacular que veremos más adelante en nuestra ruta por Nikko.

Templo Rinno-ji
📍2300 Sannai, Nikko, Tochigi 321-1431, Japón
📞+81 288-54-0531
🌐 rinnoji.or.jp
🕑 Todos los días. Abril-octubre 8:00 -17:00; Noviembre-marzo 8:00 -16:00
¥ Sambutsu-do: ¥400; Sala del Tesoro y jardín Shoyo-en: ¥300. Entrada combinada Taiyuin + Sanbutsu-do: ¥900.

Santuario Toshogu

Al salir por una gran portón de madera del recinto de Rinno-ji, nos encontramos con una imponente avenida arbolada que conduce, siempre en ascenso, hasta el santuario Toshogu.

En este impresionante santuario se encuentra el mausoleo del shogun Tokuagawa Ieyasu, que gobernó en Japón en el siglo XVII.  Este complejo religioso es uno de los grandes tesoros de Nikko y merece una visita pausada para apreciar bien los detalles de su ornamentación.

Un gran torii o puerta sagrada de piedra marca la entrada al recinto del santuario. Llama la atención nada más cruzar el torii, la gran pagoda de cinco pisos en madera roja cuidadosamente decorada. Destaca también en el recinto de los establos el panel tallado con tres monos como protagonistas: uno no oye, otro no ve y el tercero no habla. Y sobre todo deslumbra la belleza de las puertas de acceso a los diferentes sectores del recinto y fascinan los pabellones profusamente decorados con ricos materiales y multitud de detalles.

En una próxima entrada muy visual de este blog veremos con más detalle el barroquismo de estos lugares de culto que contrasta con la relativa sobriedad de la mayoría de los templos y santuarios japoneses.

Santuario Toshogu
📍2301 Sannai, Nikko, Tochigi 321-1431, Japón
📞+81288540560
🌐 toshogu.jp
🕑 Todos los días. Abril-octubre 8:00 -17:00; Noviembre-marzo 8:00 -16:00
¥ 1.300 

Santuario Futarasan

Al salir de Toshogu y antes de volver a cruzar el gran torii, comienza a la derecha una senda estrecha. Está flanqueada por altos árboles y faroles japoneses de piedra. En unos 5 minutos llega hasta el santuario sintoísta de Futarasan. Fue también fundado por el monje Shodo Shonin en el siglo VIII al pie del monte sagrado Nantai.

En Futarasan se rinde tributo a 3 kami o deídades de la naturaleza. Están representadas por los montes Nantai (2.484 m), Nyoho (su consorte) y Taro (el hijo de ambos) que se elevan frente a Nikko. El recinto consta de varios pabellones, construidos en épocas distintas. En el pabellón principal, cuya construcción actual data del siglo XVII, destacan el salón de plegarias y el salón principal o honden a los que se puede acceder previo pago de una entrada.

En el exterior, se pueden ver dos estatuas de perro-león. Junto a ellos se acumulan coloridas omikuji, o tiras de la suerte, especialmente si no han sido muy favorables en sus predicciones. Futarasan es un santuario muy relacionado con la fortuna, la maternidad y los nacimientos.

Hay que recordar también que el renombrado puente rojo Shinkyo también forma parte del santuario Futarasan, aunque se encuentre a 1 km del recinto principal.

Santuario Futarasan
📍2307 Sannai, Nikko, Tochigi 321-1431, Japón
📞+81288540535
🌐 futarasan.jp
🕑 Todos los días. Abril-octubre 8:00 -17:00; Noviembre-marzo 8:00 -16:00
¥ Entrada gratuita. ¥200 para acceder al salón de plegarias y honden.

Taiyuin (Rinno-ji)

A muy pocos pasos de Futarasan, se encuentra el majestuoso templo Tayuin. Forma parte del complejo Nikkosan Rinno-ji. Su mayor tesoro es el mausoleo de Iemitsu, el nieto del shogun Ieyasu. De hecho, Taiyuin tiene muchas similitudes en su disposición y ornamentación con Toshogu, si bien es algo más modesto ya que por respeto el nieto no quiso sobrepasar el esplendor de su abuelo.

Una cortas escaleras conducen a Niomon, la puerta de acceso principal, custodiada por figuras de aspecto intimidatorio. Una rica fuente de abluciones da paso a más tramos de escalera. Estas van ascendiendo por la montaña entre árboles centenarios y nos llevan a las puertas ornamentadas Nitenmon y Karamon. Frente a esta última se levanta el salón de plegarias y en el extremo más alejado del templo se encuentra el mausoleo de Iemitsu.

Una próxima entrada del blog mostrará más imágenes de Toshogu y Taiyuin, que podrían ser considerados como máximos exponentes del barroco ornamental japonés.

Taiyuin
📍2300 Sannai, Nikko, Tochigi 321-1431, Japón
📞++81288540531
🌐 rinnoji.or.jp
🕑 Todos los días. Abril-octubre 8:00 -17:00; Noviembre-marzo 8:00 -16:00
¥ 550. Entrada combinada Taiyuin + Sanbutsu-do: ¥900.

Abismo de Kanmanfuchi

Un nombre misterioso para un lugar que no lo es menos: el Abismo de Kanmanfuchi. A él se llega descendiendo la pendiente que conduce desde la zona de templos sagrados hasta el río y cruzando el puente que lleva a la otra orilla (ver mapa).

Así, en unos 20 minutos se llega hasta la casa de té Kanman, que ocupa una pequeña casita. Recuerdo que allí los encargados me ofrecieron un té caliente. Me prestaron también amablemente un paragüas para protegerme de la intensa lluvia que caía sobre Nikko y poder así acceder al entorno natural del Abismo.

El Abismo de Kanmanfuchi se sitúa en en un tramo del Daiya donde al agua resbala sobre grandes rocas formadas por una erupción del monte Nantai. La corriente se hace más turbulenta en ese punto. A un lado del río discurre un camino donde se dispone una misteriosa hilera de estatuas sentadas vestidas con gorros o baberos de color rojo. Son imágenes del bodhisattva Jizo, un muy querido en Japón. Es guardián de los viajeros y protector de la maternidad y de los niños. Vela también por las almas de los fallecidos. Se le ofrecen gorros para que no se enfríe y baberos para que no se se manche con las ofrendas que recibe.

El día que visité el Abismo de Kanmanfuchi, la lluvia caía sin parar y llenaba de humedad y bruma la ribera del Daiya. El rojo resaltaba sobre la piedra musgosa de las figuras de Jizo. La naturaleza estaba muy presente y sentí que empezaba a entender la importancia de los kamii en el universo sintoísta japonés. Un taxi encargado desde la casa de té Kanaman me sacó de ese mundo mágico devolviéndome al centro de la ciudad.

Casa de té Kanman (junto al Abismo de Kanmanfuchi)
📍8-33 Takumicho, Nikko, Tochigi 321-1433, Japón
📞+81288540713
🌐 nikko-kamangafuchi.com
🕑 Todos los días. 11:30-16:30 

Mapa del recorrido:


Sugerencias para dormir y comer en Nikko

Después de conocer algunos de los principales atractivos de Nikko, veamos dónde comer o dormir. Como se indica al principio de este post, realmente vale la pena pasar una noche y visitar Nikko con algo de tranquilidad.

Si eliges dormir en Nikko encontrarás opciones como el histórico Hotel Kanaya, pero también otros hoteles de precio más asequible en torno a las estaciones de tren. Por ejemplo, el hotel Nikko Station Classic, frente a la estación Niko JR, es una buena opción. Además, ahora cuenta con una filial, el Nikko Station II, nuevo, más económico, con habitaciones, servicios y desayuno más básicos pero suficientes a tan sólo 5 minutos a pie de la estación.

Una ventaja de alojarse cerca de la estación es la comodidad de transporte, ya que desde el exterior de las estaciones salen taxis y los autobuses que recorren Nikko. Por otra parte, cerca está la calle principal, la carretera 119. A ambos lados de la calle se encuentran cafés, algunos muy originales, pastelerías o restaurantes locales y extranjeros, como el italiano Trattoria Gigli. Otro restaurante recomendado, esta vez japonés, se encuentra un poco más alejado y un poco escondido, junto al Hotel Nikko Kanaya. Se trata de Mihashi, que ocupa una pequeña casita. Doy fe de que se sirven deliciosos menús y exquisitos platos de carne japonesa.

En todo caso, si no es posible pasar noche, es muy recomendable incluir al menos una excursión de un día desde Tokyo. Nikko no está siempre entre los must-see de algunos itinerarios, pero realmente para mí fue un momento cumbre del viaje por Japón.

Desplazarse por Nikko

Para desplazarse por Nikko, existen básicamente tres opciones:

La primera es desplazarse a pie, sin duda la mejor para conocer bien los pequeños detalles de la ciudad. Las distancias no son grandes, especialmente en el interior de la zona de los recintos sagrados (ver mapa).

Además, como se ha mencionado a lo largo de esta entrada, desde las dos estaciones de tren salen autobuses que permiten acceder rapidamente a los principales lugares sagrados que hay que visitar en Nikko.

  • La mejor opción es el bus de la línea circular World Heritage Meguri (línea amarilla de la compañía Tobu).
  • Se toma en las parada 1B de la estación JR Nikko y la 2B de la estación Tobu Nikko.
  • Pasa cada 15 minutos aproximadamente y para muy cerca de los principales templos y santuarios (parada «Omotesando» para Rinno-ji y Tosho-gu ó parada «Taiyuin-Futarasanjinja-mae» para Futarasan y Taiyuin»).
  • El precio de cada trayecto es de ¥310. El pase de un día cuesta ¥500.

Por último, existe la opción de tomar un taxi. Hay paradas en el exterior de las estaciones de tren. En cambio, no suelen encontrarse a la salida de los lugares de visita. Se les puede llamar por teléfono o mediante la app Japan Taxi. Hay que recordar que muchos conductores no hablan inglés por lo que puede ser conveniente llevar un mapa o el nombre del destino anotado en japonés.

Cómo llegar desde Tokyo

Para llegar desde Tokyo, la cuestión fundamental es si se dispone de un JR Pass ó no. La aplicación imprescindible para conocer todos los detalles de las rutas de tren en Japón es Hyperdia.

▪️Si se cuenta con un JR Pass, habrá que elegir un itinerario con un cambio de trenes para no abonar ningún suplemento. Este es un ejemplo de ruta saliendo pronto de la estación de Tokio para aprovechar el día en Nikko:

  • 7:12 Tokio- 08:08 Utsunomiya [56 min] (trayecto en tren bala shinkansen)
  • 08:40 Utsunomiya- 09:23 Nikko [43 min] (trayecto en tren local)

Así se recorre una distancia de 150 km en 131 minutos.

Una sugerencia: comprar en la estación de Utsunomiya una caja de gyozas, las famosas empanadillas japonesas típicas de la zona.

▪️ Por el contrario, si no se tiene un JR Pass,se puede tomar un tren directo desde Tokyo a Nikko. Desde la estación de Asakusa de Tokyo la línea Tobu conduce directamente a la estación Tobu Nikko. Hay que recordar que esta línea no está cubierta por el JR Pass. A continuación un ejemplo de itinerario temprano:

  • 08:00 Asakusa- 09:47 Tobu-Nikko [107 min] (línea Tobu LTD)

Por tanto, la elección de la ruta vendrá determinada en gran medida por el hecho de haber adquirido o no un JR Pass para nuestro a viaje a Japón y de la estación de salida de Tokyo.


¿Y tú? ¿Conoces ya Japón? ¿Planeas visitar Nikko? ¿Qué más te gustaría saber sobre esta ciudad sagrada Patrimonio de la Humanidad? No dudes en consultar y comentar.


Seguir leyendo:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!