AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:
Aigues-Mortes, el puerto mediterráneo de San Luis
0

El puerto que necesitaba Luis IX

Aigues-Mortes es una ciudad peculiar construida al nivel del mar, en un terreno plano y húmedo de la Camarga, a muy pocos kilómetros de la línea de costa. Forma parte de la región francesa de Occitania y, concretamente, del departamento del Gard, al igual que la ciudad de Nîmes.

El Boulevard Gambetta y la Puerta de la Marina de Aigues-Mortes

Corría el siglo XIII y el rey de Francia, Luis IX, el que más tarde se conocería como San Luis, necesitaba una vía de salida al Mediterráneo para llevar a cabo sus cruzadas frente a los musulmanes. En aquella época, el cercano puerto de Marsella no pertenecía a su corona, por lo que en 1240 mandó levantar de la nada una ciudad frente a una marisma, no lejos de la desembocadura del Ródano. La llamó Aigues-Mortes, o Aigas Mòrtas en lengua occitana, por las lagunas pantanosas que la rodeaban. Acondicionó canales en dirección a Arles y Montpellier y hacia el mar. De allí partieron las dos últimas cruzadas bajo el mando de San Luis: la séptima hacia Egipto (1248) y la octava, en la que el monarca perdió la vida, hacia Túnez (1270).

Por las calles de Aigues-Mortes

ÍNDICE DE CONTENIDOS:

El puerto que necesitaba San Luis
La Torre Constance
Recorrido por las murallas de Aigues-Mortes
Plaza San Luis e iglesias de Aigues-Mortes
Las salinas rosas

Cómo llegar a Aigues-Mortes
Mapa de los lugares mencionados

La Torre Constance

Aigues-Mortes ha llegado hasta nuestros días conservando su aire medieval. Si hay un edificio que la caracteriza, es sin duda la Torre Constance, con su peculiar estructura abultada, de planta circular y rematada por lo que en su día fue un faro. Un puente de piedra sobre un foso la une a la muralla de la ciudad, mientras que hacia el exterior, la torre se asoma al canal del Ródano a Sète, donde atracan numerosas embarcaciones de recreo.

La Torre Constance desde el interior del recinto fortificado

En la austera torre, único vestigio del castillo que mandó construir San Luis, residió el rey antes de partir a las cruzadas. Sus estancias subterráneas sirvieron también de almacén de municiones y también de cárcel. Tras la revocación en 1684 del Edicto de Nantes, que permitía la religión protestante en Francia, allí fueron encerrados los hugonotes que rehusaban convertirse al catolicismo. En 1715, la torre pasó a ser prisión exclusiva para las mujeres, entre ellas la protestante Marie Durand, quien permaneció 38 años encerrada. Se dice que fue ella quien dejó grabada la palabra «RESISTER» («resistir»), que aún hoy puede leerse en la piedra del brocal del pozo de la prisión.

El canal con sus embarcaciones de recreo
Tour Constance
📍 Logis du Gouverneur, Pl. Anatole France, 30220 Aigues-Mortes
🌐 aigues-mortes-monument.fr
🕑 🎟  Ver horarios y entradas en la web Centre des Monuments Nationaux
           Gratuito para menores de 26 años.

Recorrido por las murallas de Aigues-Mortes

Junto a la Torre Constance parte el recorrido por el camino de ronda de las murallas de Aigues-Mortes, sin duda la actividad imprescindible y más atractiva de esta ciudad bendecida por el sol de Occitania. Son 1.640 metros de muralla que permiten contemplar desde lo alto el interior de la ciudad -sus techos de teja de color pardo, algunos campanarios, el trazado lineal de las calles estrechas – y también el paisaje exterior tan particular que rodea a Aigues-Mortes. La fortificación no se construyó bajo el reinado de Luis IX, sino más tarde, durante los sucesivos mandatos de Felipe III El Atrevido y de Felipe IV El Hermoso, quien terminó el recinto entre 1298 y 1300.

Casas y muralla sur de Aigues-Mortes

La muralla sur mira al mar y cuenta con cinco puertas rematadas por torreones – Porte de l’Organeau, Porte des Moulins, Porte del Galions, Porte de la Marine y Porte de l’Arsenal – que daban acceso fácil al puerto. La muralla norte, en cambio, buscaba proteger y defender a la ciudad, por lo que sólo tiene dos entradas principales, la Porte de la Gardette, donde hubo un puente levadizo, y la de Saint Antoine, mientras que las murallas oeste y este tienen una sola apertura cada una, la Porte des Remblais y la Porte de la Reine, respectivamente, aunque a esta última se añadió la Porte des Cordeliers, que lleva el nombre del convento más antiguo de Aigues-Mortes, quizás como deferencia para que los monjes pudieran acceder más fácilmente a los campos que trabajaban extramuros.

La Porte des Cordeliers en la muralla este

A lo largo del camino de ronda, aparecen seis torres: una en cada una de las cuatro esquinas de las murallas y dos más en la muralla norte que se diseñaron para brindar protección adicional a la ciudad.

Escaleras hacia la porción norte del camino de ronda, actualmente clausuradas
Muralla fortificada de Aigues-Mortes
📍 Logis du Gouverneur, Pl. Anatole France, 30220 Aigues-Mortes
🌐 aigues-mortes-monument.fr
🕑 Ver horarios en la web Centre des Monuments Nationaux

🎟  COMPRAR ENTRADAS (entrada gratuita para menores de 26 años)

NOTA: el punto de acceso y el ticket son los mismos que para la Tour Constance. El recorrido de la murallas comienza y finaliza en el mismo punto, sin salidas intermedias a la ciudad.

Plaza San Luis e iglesias de Aigues-Mortes

En el interior de Aigues-Mortes, la Plaza San Luis, presidida por una estatua del rey, constituye el centro neurálgico. Las calles estrechas de los alrededores, a menudo abarrotadas en los meses de verano, están repletas de restaurantes, bistrós y tiendas de souvenirs o de productos típicos de la tierra camarguesa, como la sal o el arroz que crece en los humedales del entorno. También se encuentran aquí y allá atractivas galerías de arte.

La Rue Amiral Courbet conduce a la arbolada Plaza de San Luis

Notre Dame des Sablons

Junto a la plaza se levanta la iglesia gótica Notre Dame des Sablons, uno de los monumentos más antiguos de la ciudad, que ha sufrido numerosas transformaciones. Fue convento de los Capuchinos, arrasada por los protestantes en 1575 y transformada tras la Revolución Francesa en caserna y depósito de sal, hasta ser consagrada de nuevo en 1804.

La original fachada-campanario de Notre Dame des Sablons asoma por encima de los tejados de Aigues-Mortes

Capilla de los Penitentes Grises

Más cercana a la muralla este, en la Rue Rouget de l’Isle, aparece la Capilla de los Penitentes Grises, propiedad de la hermandad del mismo nombre, que recibe a los visitantes con una doble inscripción en latín y en hebreo grabada sobre la puerta de entrada. El templo fue construido en 1400, destacando en su interior un original retablo de 1687 en estuco gris que representa la Pasión de Cristo, realizado por el escultor originario de Montpellier, Jean Sabatier.

Fachada de la Capilla de los Penitentes Grises
El original retablo en estuco gris de la Capilla de los Penitentes Grises

Capilla de los Penitentes Blancos

Más tardía, de 1668, es la Capilla de los Penitentes Blancos, fraternidad que se fundó a partir de la de los Penitentes Grises. La fachada austera de piedra caliza no permite adivinar que sobre el altar se despliega un gran y colorido fresco del pintor de Uzès Xavier Sigalon representando la bajada del Espíritu Santo en Pentecostés.

Puerta principal de la Capilla de los Penitentes Blancos
Fresco del interior de la Capilla de los Penitentes Blancos

Las salinas rosas

Hay en Aigues-Mortes una vista sorprendente y mágica que el camino de ronda de las murallas ofrece a los que se adentran en su porción sur. Al otro lado de las murallas, se extiende una gran superficie de agua estancada y tranquila, la de las salinas, que adopta una coloración rosa casi onírica, apenas rasgada por franjas de blanco salino.

Una gárgola se asoma al paisaje onírico de las salinas de Aigues-Mortes

El tono rosado se debe a la presencia de la microalga Dunaliella salina, que prolifera con facilidad en aguas con alta concentración de sal. Su alto contenido en betacarotenos le confiere ese color rosado rojizo, que dibuja un paisaje sencillamente espectacular. Hay puntos de observación en la salina desde los que se tiene una visión diferente del recinto amurallado de Aigues-Morgues, con el agua de las salinas en primer plano.

El color casi irreal de las salinas vistas desde la muralla sur

Aigues-Mortes es una ciudad histórica y distinta y ya sólo por ello merece una parada durante un viaje por el sur de Francia. Su tamaño pequeño y su estructura funcional facilitan la visita, que se verá además recompensada por las fabulosas vistas a canales, marismas y salinas hipnóticas desde lo alto de la muralla medieval de esta ciudad-puerto que creó San Luis.

Vida vegetal en la muralla sur de Aigues-Mortes

Cómo llegar a Aigues-Mortes

❍ En coche:

Aigues-Mortes es una parada para incluir en un viaje por carretera por el sur de Francia. Al acercarse a la ciudad, se pueden ver por el camino caballos blancos y manadas de toros muy típicos de la zona de Camarga, junto a un paisaje de juncos y humedal.

Aigues-Mortes y Camarga, territorio de juncos

La ciudad se encuentra, además, a una distancia muy razonable de otros atractivos de la zona:

DISTANCIAS POR CARRETERA 
(pinchar sobre el nº de kilómetros para ver la ruta)

▪︎ Nîmes: 44 km (42 min) 
▪︎ Arles: 47 km (46 min) 
▪︎ Montpellier: 34 km (38 min)
⚪️ Hay varios aparcamientos de pago situados a las afueras del recinto amurallado (ver mapa)

❍ En tren:

El tren une Nîmes con Aigues-Mortes en unos 45 minutos. Los billetes y precios se pueden consultar en la web de la SNCF.

❍ En bus:

También hay autobús desde Nîmes hasta Aigues-Mortes. El trayecto dura aproximadamente 55 minutos. Los billetes y precios se pueden consultar en la web de liO Occitanie.


Mapa de los lugares mencionados

Aigues-Mortes
📍 Región de Occitania, Departamento del Gard, 30220 Francia

Seguir leyendo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *