AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:
De Cajal a Cortezo: las estatuas de médicos ilustres del Parque del Retiro
0
Estatua al Dr. Tolosa Latour en el Parque del Retiro de Madrid
ARTE Y MUSEOS, MADRID

De Cajal a Cortezo: las estatuas de médicos ilustres del Parque del Retiro

Las estatuas del parque de El Retiro

El Parque del Retiro, ahora Patrimonio de la Humanidad como parte del Paisaje de la Luz, es sin duda uno de los lugares más representativos de Madrid. Este gran espacio verde del centro de la ciudad ofrece a los madrileños y a los visitantes multitud de pequeñas veredas y paseos arbolados donde perderse y deambular al abrigo de la vegetación.

Los paseos arbolados del parque de El Retiro

Una de mis actividades favoritas en El Retiro es dejarme llevar por los caminos del parque e ir descubriendo las estatuas dedicadas a hombres ilustres (y lo digo en sentido literal puesto que apenas hay estatuas dedicadas a figuras femeninas). A menudo, los homenajeados son personalidades influyentes de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Pueden ser escritores, poetas, políticos, inventores o personajes que destacaron en otras profesiones.

En este post te propongo un paseo por El Retiro, esta vez siguiendo la estela de los médicos ilustres. Este camino une las estatuas dedicadas a cinco personalidades que hicieron aportaciones relevantes a la ciencia, a la medicina o a la sanidad pública. Todos nacieron en el siglo XIX y fueron miembros destacados de la Real Academia Nacional de Medicina.

Empezaremos y terminaremos el recorrido en la Puerta de Sainz de Baranda, situada en la calle Menéndez Pelayo frente a la calle del Alcalde Sainz de Baranda (ver mapa al final del post).


Contenidos:

Las estatuas del parque de El Retiro

1. Monumento al Dr. Cortezo
2. Monumento al Dr. Tolosa Latour
3. Monumento al Dr. Pulido
4. Monumento al Dr. Benavente
5. Monumento al Premio Nobel Dr. Santiago Ramón y Cajal

Mapa del recorrido

1. Monumento al Dr. Cortezo

Desde la Puerta de Sainz de Baranda nos adentramos en El Retiro dejando a la izquierda la Biblioteca Municipal Eugenio Trías. Fue hasta principios de los años 1960 la Casa de Fieras, donde se podían ver osos y leones, junto a otros animales en cautividad. Al llegar al cruce con el Paseo de Fernán Núñez, una de las vías principales del parque, hay que girar a la izquierda y adentrarse por el lateral derecho del paseo. Ya cerca del Palacio de Cristal aparece la primera estatua de este recorrido: es el monumento en homenaje al Dr. Carlos Cortezo.

Vista del monumento al Dr. Cortezo desde el lateral del Paseo Fernán Núñez

D. Carlos Cortezo Prieto de Orche (Madrid, 1850-Madrid, 1933) fue un ilustre médico madrileño. Sus principales hitos sanitarios están relacionados con la bacteriología, la higiene y la salud púbica. Fundó junto a Francisco Méndez Álvaro la Sociedad Española de Higiene que tuvo gran repercusión a nivel social.

Su influencia fue más allá de la medicina, ya que fue diputado y senador en Cortes e incluso durante unos meses Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes. Por sus contribuciones médicas y políticas, recibió la Toisón de Oro de manos del Rey Alfonso XIII, algo excepcional no tratándose de un miembro de la familia real o de un jefe de estado.

A ambos lados del monolito destacan la figura de un niño y la vara de Esculapio, con la serpiente enrollada, símbolo de la Medicina

El monumento al Dr. Cortezo que se encuentra en El Retiro es obra del escultor Miguel Blay y Fábregas (1866-1936). Fue promovido por el Colegio de Huérfanos e inaugurado en 1921, en presencia del homenajeado. Sobre una base con peldaños se levanta un monolito de piedra con el retrato tallado de Carlos Cortezo en su parte superior y el símbolo de la medicina en un lateral.

La delicada figura del niño alimenta a los gorriones esculpidos sobre el pedestal

Pero lo que llama más la atención del conjunto, y por lo que es una de las estatuas que más me gustan del parque, es la delicada figura del niño. Recostado en el monolito y ligeramente ladeado, da de comer a unos gorriones que se encuentran en un plano más bajo, sobre el pedestal. Es una figura infantil de gran belleza, que emana dulzura y candor.


[Una curiosidad]: ¿Sabías que el Museo del Prado alberga diversas obras de Miguel Blay y Fábregas, como esculturas, dibujos y grabados en medallas?

Monumento al Dr. Cortezo
Autor: Miguel Blay y Fábregas
Año: 1921
Materiales: caliza y bloques de piedra artificial
Pomotor: Colegio de Huérfanos de Médicos

2. Monumento al Dr. Tolosa Latour

Seguimos ahora avanzando por el Paseo de Fernán Núñez hasta llegar a otro gran eje, el Paseo de Uruguay. Girando a mano derecha se llega a La Rosaleda, diseñada por Cecilio Rodríguez. En un lateral exterior de este precioso jardín de rosas se encuentra la siguiente estatua de este recorrido. Está dedicada al Dr. Tolosa Latour.

Manuel de Tolosa Latour (Madrid, 1857-Madrid, 1919) destinó su vida profesional a la medicina infantil. Se entregó a ella por completo, llegando a fundar varios hospitales para los niños tuberculosos. En esta labor le ayudarían algunos de sus amigos, incluido el gran escritor Benito Pérez Galdós. No están muy lejos los dos amigos en El Retiro, puesto que el monumento homenaje a Galdós, obra de Victorio Macho, está en una pequeña plaza muy cercana a La Rosaleda. En 1904, Tolosa Latour consiguió también que se aprobara una Ley de Protección de la Infancia, para salvaguardar física y moralmente a los niños abandonados menores de 10 años

Detalle de madre e hija del monumento a Tolosa Latour

El monumento a Manuel de Tolosa Latour fue realizado por el escultor y pintor José Ortells López (1887-1962). Sobre el pedestal y bajo el busto de Tolosa Latour, hay una bonita escena esculpida en bronce: una madre levanta en brazos a su hija, acercándola al médico. Destaca la fluidez y la caída de los pliegues de la túnica de estilo clásico de la mujer. Lejos de parecer metálicos y pesados, dan sensación de liviandad. ¿Quienes fueron los modelos para esta escena maternal? Ni más ni menos que la mujer y la hija del propio Dr. Tolosa Latour.


[Una curiosidad]: se propuso la ubicación de la estatua de este protector de la infancia junto a La Rosaleda por ser un lugar donde solían reunirse los niños para jugar en el parque.

Monumento al Dr. Tolosa Latour
Autor: José Pascual Ortells López
Año: 1925
Materiales: caliza y bronce
Promotor: MInisterio de la Gobernación

3. Monumento al Dr. Pulido

Desde el monumento a Tolosa Latour enfilamos por el largo y arbolado Paseo de Cuba hasta la Fuente de la Alcachofa. En ese punto, giramos a la izquierda por el Paseo de Paraguay y bajamos las escaleras hasta llegar al magnífico Parterre de estilo francés. A mano izquierda, se encuentra adosada junto al muro la estatua del Dr. Pulido.

El Dr. Ángel Pulido Fernández (Madrid, 1852- Madrid, 1932) se dedicó a las enfermedades infecciosas y luchó activamente contra la tuberculosis y el paludismo. Ocupó cargos de gestión destacados como Director General de Sanidad o Presidente del Colegio de Médicos. Ejerció además labores periodísticas y se dedicó a la política, ejerciendo como senador en las Cortes y posteriormente como senador vitalicio.

Otro aspecto muy particular de la biografía del Dr. Pulido fue su gran apoyo al filosefardismo. Este movimiento, surgido a mitad del siglo XIX, reivindicaba la recuperación de la cultura sefardí como herencia de los judíos expulsados de España bajo el reinado de los Reyes Católicos. Se proponía su regreso y reintegración e incluso la concesión de la nacionalidad española. Gran viajero, el Dr. Pulido había encontrado miembros de la comunidad sefardí centroeuropea durante una estancia por el Danubio y Europa Oriental, lo que le sensibilizó y le llevó a difundir y promover el filosefardismo. De hecho, obtuvo el apoyo de políticos e intelectuales de la época, como Benito Pérez Galdós, Emilia Pardo Bazán, Miguel de Unamuno o Antonio Maura, entre muchos otros.

El busto del Dr. Pulido realizado por Miguel Blay y Fábregas

El monumento al Dr. Pulido es un conjunto sencillo, en el que el busto serio y tranquilo del médico se asienta sobre un pedestal de granito liso flanqueado por dos columnas muy sencillas del mismo material. A los pies del pedestal, contrastan en color blanco las figuras de una madre y su hijo semidesnudo que levantan la cabeza hacia el médico. Originalmente, ambos llevaban en la mano unas palmas que ahora han desaparecido. El busto que se encuentra en El Retiro es una copia del original realizado, al igual que la estatua al Dr. Cortezo, por Miguel Blay y Fábregas. El resto del monumento es obra del escultor Antonio Cruz Collado (1905-1962).


[Una curiosidad]: Ángel Pulido Fernández nació en el seno de una familia humilde de Madrid que regentaba una pequeña tienda de vinos en la calle Infantas. Para subsistir, ingresó durante unos meses en el cuerpo de Sanidad Militar y en la Armada.

Monumento al Dr. Pulido
Autor: Miguel Blay y Fábregas / Antonio Cruz Collado
Año: 1954
Materiales: caliza, ladrillo y granito
Promotor: suscripción popular a propuesta del Ayuntamiento de Madrid

4. Monumento al Dr. Benavente

Nos dirigimos ahora justo al lado opuesto del parterre, donde se encuentra otra de las estatuas de médicos ilustres del parque. Es la dedicada al Dr. Mariano Benavente González (Murcia, 1818 – Madrid, 1885). Éste se formó como cirujano en Madrid tras dejar su Murcia natal, mientras se mantenía ejerciendo diversos trabajos puesto que no procedía de una familia pudiente.

Su carrera profesional le fue llevando hacia la medicina infantil. Prestó sus servicios en la Inclusa de Madrid, donde se recogía a los niños abandonados. Más tarde ocuparía la dirección del Hospital Niño Jesús, tan cercano al parque. Conocido como «el médico de los niños», defendió que estos debían ser atendidos médicamente de manera distinta que los adultos. De hecho, el Dr. Benavente es considerado como el fundador de la pediatría en España.

La escultura al Dr. Benavente que se encuentra en El Retiro fue un homenaje póstumo de sus compañeros y discípulos, así como de padres agradecidos por los cuidados dedicados a sus hijos. El busto, esculpido en mármol de Carrara, es obra de Ramón Subirach y Codorniú. Llama la atención el realismo de la figura, vestida con toga, y la mirada decidida y firme del médico.

Varias décadas más tarde, se colocaría en un lugar privilegiado del centro del Parterre, donde inicialmente estaba la estatua de D. Mariano, un vistoso monumento en bronce realizado por Victorio Macho. ¿El homenajeado? Jacinto Benavente Martínez, el menor de los tres hijos del Dr. Benavente, que fue un destacado dramaturgo y recibió en 1922 el Premio Nobel de Literatura. El padre nunca supo del premio de su hijo, puesto que falleció cuando el joven tenía poco menos de 20 años. Sin embargo, ahora están juntos. El Retiro los reúne en uno de sus espacios más bellos y representativos.


[Una curiosidad]: El hijo mayor de D. Mariano Benavente, Avelino, también fue médico y fundador de la Sociedad Madrileña de Pediatría.

Monumento al Dr. Benavente
Autor: Ramón Subirach y Codorniú 
Año: 1886
Materiales: mármol
Promotor: suscripción popular a propuesta de amigos y compañeros del Dr. Benavente

5. Monumento a Santiago Ramón y Cajal

Desde el Parterre, volvemos sobre nuestros pasos hasta llegar al Estanque Grande, que bordeamos de camino hacia el punto de partida, la Puerta de Sainz de Baranda. Poco antes de llegar de nuevo al cruce con el Paseo Fernán Núñez, aparece a mano izquierda el monumento al que es considerado como el padre de la neurociencia, D. Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón, 1852-Madrid, 1934).

Conjunto escultórico en homenaje a Cajal realizado por Victorio Macho

D. Santiago estudió la carrera de medicina en Zaragoza. Tras una fallida estancia como médico en Cuba, volvió a España y realizó su doctorado en la Universidad Complutense. Especializado en histología, ocupó diversas cátedras universitarias en Valencia y Barcelona, antes de instalarse en Madrid en 1892.

Pero el gran hecho diferencial en la carrera de Cajal es la concesión del Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1906 por sus aportaciones sobre la morfología y las conexiones de las células nerviosas en la sustancia gris cerebral. Los dibujos de sus observaciones al microscopio son portentosos, además de tener un gran atractivo artístico. En el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid se puede visitar hoy en día el Aula Ramón y Cajal donde el gran médico y científico impartió clases de Histología y Anatomía Patológica durante 30 años

Figura de Cajal togado y reclinado al modo romano

Al igual que los monumentos a Benito Pérez Galdós y a Jacinto Benavente, el conjunto escultórico dedicado a Cajal en El Retiro es obra del palentino Victorio Macho. Cuenta con una figura de Cajal reclinado en el centro de un pequeño estanque, junto con dos paneles dedicados a la vida y a la muerte y una figura femenina de bronce que representa a la diosa romana Minerva. En este otro artículo sobre el monumento a Cajal en El Retiro podrás encontrar muchos más detalles sobre esta obra y descubrir cuál fue la reacción del insigne científico cuando vio la estatua que le rendía homenaje.


[Una curiosidad]: En el mismo año en que recibió el Nobel, a Cajal le fue ofrecido el cargo de Ministro de Instrucción Pública. Lo rechazó puesto que le seguía interesando mucho más la ciencia que la política

Monumento a Santiago Ramón y Cajal
Autor: Victorio Macho
Año: 1926
Materiales: caliza
Promotor: Real Academia Nacional de Medicina

👉 ✍🏼 Leer más: Madrid: Cajal en el Parque del Retiro 

Mapa del recorrido:

(Pincha en el cuadrado superior izquierdo para visualizar la leyenda)


El Retiro
Puerta de Sainz de Baranda
📍Av. de Menéndez Pelayo, 28009 Madrid (ver localización)
Ⓜ️ Metro: Ibiza (L9)
📞+34914008740
🌐 Web recomendada: Retiromania

🕑 Octubre-marzo: L-D de 6:00 a 22:00; Abril-septiembre: L-D de 6:00 a 24:00
🎟 Gratuita

🚶🏻‍♂️👉 Visita guiada por El Retiro


🍃 Posts relacionados:
✍🏼 10 (+1) lugares para visitar en el Parque del Retiro (1ª parte y 2ª parte)
✍🏼  Benito Pérez Galdós en el parque de El Retiro de Madrid (ver post)

¿Lo compartes?


Seguir leyendo:


Suscríbete para recibir el boletín mensual de Aetheria Travels

(2) Comentarios

  1. Lilián Viajera says:

    Amiga,
    Este recorrido nos lo guardamos para tenerlo con nosotros cuando volvamos a este Parque que, como vos bien sabés, es nuestro preferido de Madrid.
    Gracias por compartir esta info tan interesante.
    Un abrazo grande para vos desde Buenos Aires.

    1. aetheria says:

      ¡Qué ilusión leerte por aquí, amiga! Gracias por tu comentario. Sí, sí, compartimos preferencia por El Retiro. Me encantará acompañaros de paseo por esta ruta de los médicos ilustres en cuanto sea posible. ¡Un abrazo muy grande desde Madrid!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *