AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:

Cajal en el Parque del Retiro

0
España, MADRID

Cajal en el Parque del Retiro

Un encargo de la Real Academia Nacional de Medicina

En el madrileño Parque del Retiro se rinde homenaje a Don Santiago Ramón y Cajal (1852-1934). Ahí, en el Paseo de Venezuela, se levanta un conjunto escultórico que conmemora la obra del ilustre médico y científico español, galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en el año 1906.

Fue precisamente la Real Academia Nacional de Medicina quien promovió en 1922 un concurso que reconociera y honrara a «la máxima figura de la ciencia española de nuestro tiempo y quizás de todos los tiempos», como le definió Gregorio Marañón. Finalmente, la obra fue encargada al escultor palentino Victorio Macho, quien realizó un conjunto monumental en piedra granítica y bronce.

Monumento a Cajal en el Paseo de Venezuela del Retiro

Fons Vitae y Fons Mortis

La composición escultórica de Macho presenta una concepción muy original que combina elementos clásicos y claros toques de Art Decó. El monumento, cargado de simbolismo, gira en torno a una fuente de estructura plana con dos paneles principales de los que brotan sendos caños de agua. Cada uno de los paneles representa un momento crucial de la vida humana: el nacimiento y la muerte, el principio y el fin, Fons Vitae y Fons Mortis, ambos íntimamente relacionados con la profesión médica. Mientras en el panel de la vida se representa a un hombre y una mujer que reciben la llegada de su hijo recién nacido, la muerte es evocada por una figura femenina que llora abrumada la pérdida de un hombre de apariencia joven.

Tributo a la sabiduría

En el centro del estanque rectangular formado por el agua de la fuente, se levanta un pedestal de la misma forma sobre el que se encuentra la figura de Cajal. Aparece reclinado, al estilo de los monumentos etruscos. Con gesto serio y concentrado, ligeramente ausente, viste con una túnica que deja parte de su torso al desnudo y recubre con uno de sus paños su antebrazo.

Entre los dos paneles de la fuente y a espaldas de Cajal, se levanta, regia, una escultura femenina de bronce con reminiscencias clásicas. Recuerda a Atenea, la diosa griega de la sabiduría. Es quizás la Ciencia Médica y parece dominar el conjunto monumental con gesto tranquilo pero imponente. Con su cabello rizado, su túnica plisada y una corona de laurel en mano, parece aunar también todos los elementos de la composición: quizás ella pueda desvelar los misterios de la vida y la muerte con la ayuda del ingenio humano. ¿Estará pensando eso mismo Cajal con semblante grave? ¿O tal vez, sabio, ha comprendido que esos misterios no le serán nunca del todo desvelados?

Un resultado polémico

Aunque el monumento a Cajal fue en general bien recibido, el homenajeado fue precisamente uno de los menos satisfechos con el resultado final de la obra. Parece que se sintió especialmente incómodo al verse representado con una vestimenta que dejaba su torso sin cubrir. «Desapruebo, en principio, las estatuas en vida, aunque se erijan -éste no es mi caso- a varones eminentes en la Política, Artes y Letras y Ciencias. Para aquilatar la obra de un hombre es menester la perspectiva ideal del tiempo, de ese depurador implacable de prestigios y decantador de verdades.», comentó también prudentemente en su discurso de agradecimiento al homenaje. 

Finalmente, Cajal optó por no acudir al solemne acto de inauguración del monumento presidido el 24 de abril de 1926 el propio rey Alfonso XIII. Aún más, Cajal que hasta entonces había sido un asiduo visitante del Retiro, muy cercano a su domicilio, perdió el interés por sus paseos por el parque. Paradójicamente, el monumento se volvió muy popular y su imagen se imprimió en 1935 en el reverso de los billetes de 50 pesetas de la II República. Cajal no lo llegó a ver: el ilustre científico había fallecido en Madrid el 17 de octubre del año anterior.


Saber más:

  • Inicialmente, el monumento pensó instalarse en el Parque del Oeste. Sin embargo, las malas condiciones del terreno dificultaron la cimentación de la obra, por lo que se optó por trasladarlo al Parque del Retiro.
  • El monumento homenaje a Cajal no es la única obra de Victorio Macho que se encuentra en el parque del Retiro. Muy cerca de la Rosaleda, se alza el monumento al escritor canario Benito Pérez Galdós. Obra de Macho, se inauguró en 1918 y presenta a un Galdós ya anciano en sus últimos años de vida.
  • El Presidente de la Comisión organizadora del homenaje a Cajal fue Carlos Cortezo, médico y político. También el Doctor Cortezo cuenta con un monumento en su memoria situado en un lateral del Paseo Fernán Núñez del Parque de Retiro.

Monumento a Santiago Ramón y Cajal
Paseo de Venezuela, Parque del Retiro
28009 Madrid, España
Entrada más cercana por calle Alcalde Sainz de Baranda

(2) Comments

  1. Miguel says:

    Interesantísimo artículo!!!!

    1. aetheria says:

      Gracias, ¡cómo me gusta que te haya interesado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!