AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:
Qué ver en Chaves, la ciudad romana termal de Trás-Os-Montes
0

Chaves y las llaves del reino

A tan sólo unos 30 kilómetros de la ciudad orensana de Verín y al al otro lado de la frontera con Portugal, se levanta milenaria y encantadora la ciudad de Chaves, en el distrito de Vila Real de la región montañosa de Trás-Os-Montes -literalmente, detrás de los montes-, tradicionalmente aislada y periférica. De hecho, Chaves y Verín forman una de las llamadas eurociudades -ciudades hermanadas y vinculadas históricamente, pero pertenecientes a distintos estados de la Unión Europea- de la frontera entre Galicia y Portugal.

Chaves en portugués significa llaves. Y es que su localización fronteriza al norte de Portugal confirió a la ciudad importancia estratégica y miliar e hizo que durante la Edad Media se la conociera como «las llaves del reino«. Resistió con firmeza a los intentos de anexión de Castilla y también a las tropas napoleónicas, que en Chaves fueron derrotadas por primera vez en suelo portugués.

Vista del río Támega y el puente

ÍNDICE DE CONTENIDOS:

Chaves y las llaves del reino
Aquae Flaviae, colonia romana
Chaves y la tradición termal
Al otro lado del río Támega
Subiendo hacia el centro histórico
  ▪︎Praça da Republica y Praça de Camõens
  ▪︎Castelo de Chaves
Museo de Arte Contemporáneo Nadir Afonso

Mapa de localización

Aquae Flaviae, colonia romana

La historia de esta ciudad que hoy cuenta con cerca de 40.000 habitantes se remonta lejos en el tiempo. Chaves luce orgullosa su pasado romano, cuando su nombre era Aquae Flaviae por su condición de ciudad balneraio. En ella confluían tres destacadas vías romanas: las de Bracara Augusta (Braga, Portugal), Asturica (Astorga, León) y Lamecum (Lamego, Portugal).

Réplicas de las columnas romanas sobre el puente de Trajano

Sobre el río Támega, que nace al norte, en Orense, y se vierte más adelante en el gran río Duero, perdura, aunque remodelado, el puente romano de Chaves, levantado entre finales del siglo I y principios del siglo II d.C. Sobre él, dos rotundas columnas cilíndricas contienen inscripciones que dejan constancia de la construcción de este monumento bajo el mandato del emperador Trajano.

Mural junto al río que rememora la construcción del puente de Trajano

Haciendo gala de su pasado romano, Chaves celebra cada año durante el mes de agosto su «Festa dos Povos em Aquae Flaviae». A orillas del río, se celebran representaciones y juegos que rememoran la presencia romana, junto a una hilera de puestos que ofrecen gastronomía local, dulces y artesanía.

Festa dos Povos
📍 Chaves
🌐 chaves.pt

Chaves y la tradición termal

Otra de las grandes peculiaridades de Chaves es su condición de villa termal. Los romanos ya supieron aprovechar los manantiales de la zona y construyeron unas magníficas termas terapéuticas cuyos restos se pueden visitar en el amplio museo techado de la Rua Longras. Allí se explica también en forma de paneles cómo fueron estos baños del primer siglo d.c. y se conservan diversos restos arqueológicos hallados durante la excavación del complejo termal.

Cartel anunciador con tintes de principios del siglo XX anunciando las aguas termales de Chaves
Museo Termas Romanas de Chaves
📍Rua Longras 26, 5400-355 Chaves, Portugal
🌐 museutermasromanaschaves.pt

Ya en una época más cercana, a partir del siglo XVII, el termalismo se hizo de nuevo muy popular en Europa. A Chaves se acudía a tomar las aguas medicinales para curar afecciones diversas. En 1856, el agua de Chaves recibió recibió la denominación de «bicarbonatada sódica, mesomineralizada y gasocarbónica, destacando sus propiedades medicinales únicas y distintivas». Hoy en día se pueden disfrutar estas propiedades curativas en las termas modernas de Chaves.

Junta a ellas, se encuentra la «La Buvette», una especie de kiosko de nombre afrancesado, en el que el agua subterránea emerge a una temperatura de 76 ºC. Los habitantes de Chaves y los visitantes que pasan por esta encantadora ciudad de Portugal se reúnen en este lugar de aire romántico y decimonónico, donde se ofrece gratuitamente un vaso de agua recién extraída del manantial. El ritual implica sentarse sin prisa en una de las sillas blancas dispuestas en semicírculo en torno a la fuente para esperar que el agua se enfríe antes de tomarla.

Una estatua a la entrada de «La Buvette» recuerda al Dr. Mário Gonçalves Carneiro, primer director clínico del complejo hidrológico de Chaves. Desde este kiosko termal, un agradable paseo por la Alameda de Trajano que bordea el Támega permite volver de nuevo hasta el puente romano.

La Buvette
📍Alameda Tabolado 1, 5400-239 Chaves, Portugal
🌐 museutermasromanaschaves.pt

Al otro lado del río Támega

Ya de nuevo en el puente, conviene atravesar el río Támega hasta la otra orilla de Chaves. Girando a la izquierda por el Largo Santa Maria Madalena tras cruzar el puente, se llega a otra de las iglesias de Chaves, la dedicada a San Juan de Dios.

El puente romano sobre el río Támega cruza al otro lado de la ciudad

Este templo tuvo su origen en la capilla de un hospital militar confiado a los hermanos de San Juan de Dios en el siglo XVII. Por orden de Juan V de Portugal, fue reformado a partir de 1720 con un estilo barroco contenido.

Interior de la iglesia de San Juan de Dios de Chaves, Portugal
Interior de la iglesia de San Juan de Dios de Chaves

Subiendo hacia el centro histórico

Además del río, el puente romano y las termas, el tranquilo casco histórico de Chaves desprende un encanto muy especial. Es hora de subir hacia a la parte alta de la ciudad recorriendo sin prisa las callejuelas estrechas y empinadas, como la rua Santa Maria o la rua Dreita, que van dejando a un lado y otro una hilera de casas de piedra y ventanas rematadas de madera blanca. Se llega así a dos plazas principales de Chaves, contiguas entre sí: la Praça da Republica y la Praça de Camõens.

Praça da Republica y Praça de Camões

A caballo entre las dos plazas se levanta la Iglesia Matriz de Santa María la Mayor. Fue construida en el siglo XII y remozada posteriormente, aunque conserva el campanario, el pórtico y algunas esculturas de la época medieval.

La Iglesia Matriz de Santa María la Mayor vista desde la Praça Camões
Parroquia de Santa María la Mayor
📍 R. da Ordem Terceira 88, 5400-517 Chaves, Portugal
🌐 matrizdechaves.pt

A muy pocos pasos, ya en la Praça de Camõens se encuentra otro de los templos que ver en Chaves: la Iglesia de la Misericordia, del siglo XVII y de estilo barroco. En el interior, un recubrimiento de azulejos, tan propio del estilo decorativo portugués, embellece el templo. Al entrar, recordé cuánto me gustó desde mis primeras visitas a Portugal encontrar paneles hechos con estas pequeñas losetas, especialmente las de tonos azules, en las iglesias y de manera particular en ciudades como Oporto. En esta iglesia de Chaves, los azulejos acompañan además a un precioso techo de madera profusamente pintado.

La fachada principal de la iglesia barroca de la Misericordia
La fachada principal de la iglesia barroca de la Misericordia

En la encantadora Praça Camões, dedicada al ilustre escritor y poeta portugués del siglo XVI, se encuentra también la Oficina de Turismo (Posto de Turismo), que ocupa lo que en otros tiempos fue el Palacio de los Duques de Braganza, y el Ayuntamiento (Càmara Municipal) de Chaves. Las casas de alegres colores que flanquean uno de los laterales de la plaza y varios bares y pastelerías con terrazas invitan a sentarse un rato en este lugar elevado de la ciudad.

Casas coloridas con distintos detalles ornamentales en la Praça Camões de Chaves
Casas coloridas con distintos detalles ornamentales en la Praça Camões de Chaves
Casas coloridas con distintos detalles ornamentales en la Praça Camões de Chaves
Posto de Turismo de Chaves
📍Praça de Camões, 5400-523 Chaves, Portugal
🌐 chaves.pt

Castelo de Chaves

A muy pocos pasos de la Praça Camões se levanta, austera y rotunda hasta lo alto de sus 28 metros, la torre de lo que fue el Castillo o Castelo de Chaves, una recia construcción defensiva con origen en la Edad Media. Alberga un Museo Militar y está rodeada de un pequeño pero cuidado jardín, el Jardim do Castelo, donde aún se pueden ver cañones asomados a las antiguas murallas defensivas. Como curiosidad, otra fortaleza defensiva de Chaves, el Fuerte de San Francisco, ha sido reconvertido en hotel, aunque se conservan sus muros exteriores. En todo caso, desde este coqueto jardín del casco histórico se tienen las mejores vistas sobre el Tárrega, la parte más baja de Chaves y el paisaje que se extiende más allá de la ciudad en esta región de Trás-Os-Montes.

El Jardim do Castelo, la torre-museo y la fachada posterior del antiguo palacio de los Duques de Braganza


Museo de Arte Contemporáneo Nadir Afonso

Chaves esconde otra sorpresa, un lugar completamente distinto de los que rememoran el pasado histórico. Se trata del Museo de Arte Contemporáneo, un edificio blanco y lineal, que contrasta con la arquitectura tradicional de Chaves. Es obra del renombrado arquitecto portugués Álvaro Siza Vieira, también autor del Museo de Serralves de Oporto.

Além, guache sobre papel (2012). Nadir Afonso.

Alberga una colección permanente del arquitecto y pintor Nadir Afonso. Nacido en Chaves en 1920, fue uno de los pioneros del estilo contemporáneo geométrico en Portugal. El museo también acoge exposiciones temporales y diferentes eventos artísticos y culturales.

Museo de Arte Contemporáneo Nadir Afonso
📍Av. 5 de Outubro 10, 5400-017 Chaves, Portugal
🌐 macna.chaves.pt

En definitiva, como decía José Saramago en su «Viaje por Portugal», es “ciudad chiquita y amable, quiero decir, pequeña de proporción, pero con suficiente tamaño para ser un lugar grato para vivir”. Por cuenta propia o con una visita guiada, Chaves es fácil de recorrer a pie y supone un destino curioso e interesante para descubrir la remota región de Trás-Os-Montes, y el siempre atractivo norte de Portugal.


Mapa de los lugares que ver en Chaves, Trás-Os-Montes:

Chaves
📍 Distrito de Vila Real, Trás-os-Montes, Portugal 

Seguir leyendo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *