AETHERIA TRAVELS
Estás leyendo:
El Huerto del Francés o las tropas de Napoleón en el Parque de El Retiro
0
Almendros en el Huerto del Francés del parque de El Retiro de Madrid

Un huerto junto al Ángel Caído

Situado muy cerca de la estatua del Ángel Caído y de la Rosaleda, el Huerto del Francés es una de las zonas de El Retiro que a veces pasa desapercibida en un primer contacto con el parque. Sin embargo, es un lugar acogedor, un pequeño prado repleto de árboles frutales, donde los visitantes se paran a descansar sobre el verde, a hacer ejercicio o a tomar un picnic al aire libre en plena ciudad.

Los frutales del Huerto del Francés en el mes de junio

Cuando lo oí por primera vez, el nombre de este lugar despertó mi curiosidad. ¿Francés? ¿Qué podía tener de francés este pequeño huerto ubicado en el corazón verde de Madrid?

La romántica estatua del Ángel Caído se encuentra junto al Huerto del Francés

Asentamiento de tropas napoleónicas

El Huerto del Francés de El Retiro se llama así porque en ese lugar se asentó una buena parte de las tropas napoleónicas que entraron en Madrid en 1808. Los franceses aprovecharon esta ubicación en un alto del parque, un mirador fácil de defender y que permitía una buena vigilancia de los alrededores.

Pequeñas margaritas bajo los frutales del Huerto del Francés

En realidad, donde los franceses se instalaron fue en las dependencias de la fábrica de porcelana que entonces ocupaba ese promontorio de El Retiro. Muchos años antes, en 1637, se había levantado en ese mismo lugar la Ermita de San Antonio de Padua, la más grande de las que hubo en el parque. Se la conocía también como la Ermita de San Antonio de los Portugueses, ya que fue financiada por la comunidad lusa de Madrid. Tras un aparatoso incendio, la ermita fue reconstruida en 1734 por orden de Felipe V, pero fue definitivamente derruida unas décadas más tarde para dar paso a la fábrica.

Representación de la ermita de San Antonio de los Portugueses

La Fábrica de Porcelana del Buen Retiro

La Fábrica de Porcelana del Buen Retiro fue mandada construir por el rey Carlos III cuando, tras heredar la corona española, se desplazó de Nápoles a Madrid. Hizo además traer los materiales y técnicas de otra fábrica de porcelana que había fundado con anterioridad en su palacio napolitano de Capodimonte. La fábrica de El Retiro fue una de las muchas manufacturas reales que impulsaría el monarca en España, como la Real Fábrica de Cristales de La Granja o la Real Fábrica de Paños de Brihuega, entre otras.

Licaón convertido en lobo por Júpiter. Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro (fuente: Museo del Prado)

En el ambiente castizo gustan los apodos y la fábrica de porcelana no iba a ser una excepción: era conocida popularmente en Madrid como La China. Empezó a funcionar en 1760, cuando nada hacia presagiar que pocas décadas después tendría un final dramático. Al ocupar los franceses Madrid, cesó la producción de cerámica y La China dejó de fabricar piezas delicadas para convertirse en un fortín militar.

El final de La China

Tras la resistencia de los primeros días de mayo de 1808 por parte del pueblo de Madrid y los sangrientos fusilamientos del día 3 de mayo, José Bonaparte, ó Pepe Botella en su versión castiza, accedió al trono español. Se sucedieron unos años de cierta calma, pero sólo de manera aparente.

En 1812, la alianza entre españoles, portugueses e ingleses, comandada por el General Wellington, consiguió vencer al ejercito francés. El Huerto del Francés de El Retiro fue escenario de las contiendas entre franceses y aliados, que dejaron la fábrica de porcelana muy dañada. No sólo eso, el 31 de octubre de 1812, con los franceses ya derrotados y por una orden de Welllington, La China voló en mil pedazos.

El fruto de los almendros

Se perdió así de un plumazo una manufactura de porcelana muy valorada en toda Europa, que en cualquier caso ya no sería competidora de la porcelana inglesa. A día de hoy se conservan cientos de piezas fabricadas en La China en los Reales Sitios, como el Palacio Real de Madrid o el Palacio de Aranjuez, en el Museo del Prado y también en otros lugares de Europa.

La noria de agua

En el Huerto del Francés se puede ver hoy una curiosa noria de agua. Junto a ella hay una pequeña alberca en la que se reflejan las copas de los árboles de El Retiro. Es el único vestigio que queda de la fábrica, que aprovechaba el sistema de aguas y de norias existente entonces en el parque.

La noria del Huerto del Francés, vestigio de la Fábrica de Porcelana del Buen Retiro

La noria se descubrió en la década de 1980 cuando se realizaron excavaciones arqueológicas bajo el sitio donde se ubicó la fábrica de porcelana y fue posteriormente restaurada. De vez en cuando, la noria se pone en funcionamiento y echa a girar silenciosamente sobe sí misma, como si quisiera revivir su pasado glorioso, cuando ayudaba a fabricar las porcelanas más deseadas.

Los árboles de invierno se reflejan en la alberca junto a la noria

Cuando llega la primavera

Pero hay un momento del año en el que el Huerto del Francés rezuma especial belleza. Es al final del invierno, cuando va terminando febrero y comienza marzo. Entonces, las ramas de los almendros, dormidas durante los últimos meses, estallan en cientos de flores que anuncian la nueva estación.

Cuando las primeras flores se desperezan en el Huerto del Francés

El Huerto es entonces todo un espectáculo. Se llena de cientos de brotes blancos y rosados que dan al parque una alegría renovada tras los fríos grises de invierno. Es una delicia visual pasear en esta zona del parque de El Retiro y dejarse casi acariciar por las ramas florecidas. ¡Vale la pena ver brotar la primavera madrileña en el Huerto del Francés!

Flores de principios de marzo en el Huerto del Francés

[Saber más]:

⌾ De santo a demonio: resulta curioso pensar que donde se ubicaba la ermita dedicada a San Antonio en el parque de El Retiro se levanta hoy la estatua atormentada de un ángel caído en desgracia.

⌾ Hay en Madrid otra iglesia de San Antonio de los Portugueses, que posteriormente pasó a llamarse San Antonio de los Alemanes. Es una joya del barroco madrileño, ubicada en el barrio de Malasaña, muy cerca de la Gran Vía.

⌾ Tras la invasión de los franceses, Madrid ofreció una fuerte resistencia que desembocó en episodios tan dramáticos como el de los fusilamientos del 3 de mayo, en la Montaña del Príncipe Pío, junto al lugar donde hoy se levanta el Templo de Debod.

⌾ Uno de los generales franceses destinados en Madrid durante la Guerra de independencia fue el padre de Víctor Hugo. Es por ello que el escritor vivió de niño muy cerca de la Gran Vía, tal y como lo recuerda una de las bonitas placas cerámicas del callejero de Madrid.

⌾ Hay otro lugar magnífico en Madrid para admirar la floración de los almendros: es el parque de la Quinta de los Molinos, en el distrito de Ciudad Lineal.


Huerto del Francés
📍P.º de Fernán Núñez, 4, 28009 Madrid, Parque de El Retiro
Entrada más cercana: Puerta del Ángel Caído (ver localización)

📞+34914008740
🌐 Web recomendada: Retiromania

🕑 Octubre-marzo: L-D de 6:00 a 22:00; Abril-septiembre: L-D de 6:00 a 24:00
🎟 Gratuita

🚶🏻‍♀️🌿 Ruta a pie por el Parque de El Retiro (parte 1 y parte 2)
🚶🏻‍♂️👉 Visita guiada por El Retiro

¿Lo compartes?


Seguir leyendo:



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.